Banda ​​es acusada de distribuir narcóticos en territorio estadounidense


  • Más de 120 libras de fentanilo, heroína y cocaína recuperadas en la ciudad de Nueva York, Filadelfia y Lima, Perú: incautación de dos armas

Oipol Operativa en las Américas / Nota de la DEA, 17 de junio de 2021, para publicación inmediata /, Nueva York – Una investigación de escuchas telefónicas, realizada en largo tiempo, descubrió una sofisticada red de presuntos narcotraficantes que distribuyeron fentanilo, heroína y cocaína en la ciudad de Nueva York, Massachusetts y Pensilvania durante la pandemia de COVID-19. 

De los diez hombres detenidos recientemente, en relación con esta investigación, tres fueron acusados ​​de operar como grandes grupos de traficantes: 

José Aquino Suarez, Erick Abreu Flores y Ramón Antonio Bardera. Estos tres supuestamente obtuvieron narcóticos de fuentes internacionales y supervisaron grandes envíos de narcóticos al área metropolitana de Nueva York.

Ray Donovan, agente especial a cargo de la División de Nueva York de la Administración de Control de Drogas (DEA) de los EE. UU., Bridget G. Brennan, fiscal especial de narcóticos de la ciudad de Nueva York, comisionado de policía de la ciudad de Nueva York Dermot F. Shea y Peter C. Fitzhugh, agente especial encargado de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) de Nueva York, anunció ayer la acusación y el arresto de nueve personas. Es procedente indicar que, una décima persona también, está imputada en una denuncia penal. 

La mayoría de los acusados ​​fueron procesados ​​en la tarde del 17 de junio, ante el juez de la Corte Suprema de Manhattan, Abraham Clott.

La investigación fue realizada por el Grupo Z-21 de la Fuerza de Lucha contra las Drogas del Crimen Organizado de Nueva York (NYDESF). El fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus R. Vance, Jr., revisó y presentó varias solicitudes de escucha clandestina para la autorización judicial durante la investigación.

En las primeras etapas del trabajo policial, de escuchas telefónicas, comenzó en enero de 2020. Miembros del NYDESF Group Z-21 identificaron a Suarez, Bardera, Jaime Vincente, Abreu Flores y Juan Rivera Aleman como presuntos traficantes de alto nivel que compraban y vendían una gran cantidad de Kilogramo de fentanilo, heroína y cocaína. Con el tiempo, la investigación se expandió para incluir a Raphael Espinal, Carlos Amparo Ávila, Jhan Paulino, Octavio Rojas y Jordanny Reyes.

Entre agosto de 2020 y mayo de 2021, agentes y oficiales recuperaron más de 55 kilogramos de narcóticos (120 libras), más de $335,000 en efectivo y dos armas, así como parafernalia de drogas asociada con el empaque de narcóticos.

La investigación de las escuchas telefónicas reveló que los presuntos traficantes se comunicaban regularmente por teléfono y discutían cómo obtener narcóticos durante la pandemia de COVID-19, dados los nuevos desafíos para el contrabando de drogas que plantea el cierre de fronteras. 

Los presuntos traficantes compraban y vendían narcóticos a precios “inflados” a medida que era más difícil acceder a sus fuentes internacionales de suministro. 

Como se detalla en la acusación, en múltiples ocasiones Bardera recibió un cargamento de narcóticos para ser enviado desde Perú. En agosto de 2020, agentes especiales de la DEA en la ciudad capital de Lima interceptaron un paquete que Bardera, con destino a Nueva York. En esa oportunidad los agentes recuperaron un kilogramo de cocaína, que estaban en unos taburetes de madera ahuecados.

En noviembre de 2020, Bardera y Ávila, que supuestamente trabajaban como transportadores de drogas, coordinaron la entrega de narcóticos desde un camión con remolque fuera del estado de Nueva York. 

El 24 de noviembre de 2020, Bardera y Ávila dirigieron el remolque al estacionamiento de Dunkin ‘Donuts en Jerome Avenue en el Bronx. Poco antes de la medianoche, miembros del NYDESF Group Z-21 se apoderaron del vehículo y arrestaron a Ávila junto a otras dos personas más, quienes estaban en posesión de un gato de pistón, un destornillador de impacto y otras herramientas. 

,El 25 de noviembre de 2020, en una búsqueda autorizada por el tribunal del tractor con remolque confiscó más de 14 kilogramos de heroína y fentanilo del interior de los ejes del transporte / vehículo.

En otra gran incautación de narcóticos el 24 de febrero de 2021, miembros del Grupo Z-21 de NYDESF observaron a Suárez y Espinal reunirse en las cercanías de 1367 Bronx River Avenue, aproximadamente a las 5 pm. Suarez entregó una bolsa de papel marrón a Espinal, quien estaba sentado en el asiento de conductor de un sedán Lexus negro. Agentes y oficiales siguieron a Espinal mientras se alejaba y poco después detuvieron el auto. Adentro descubrieron un kilogramo de fentanilo envuelto en plástico, dentro de un compartimiento oculto del automóvil.

Los miembros de NYDESF luego detuvieron a Suárez en las afueras de 1367 Bronx River Avenue. Los agentes obtuvieron una orden de registro autorizada por la corte para el apartamento de Suárez. Durante la búsqueda, agentes y oficiales recuperaron nueve kilogramos de fentanilo envueltos en plástico y una bolsa de lona que contenía aproximadamente $225,000 en efectivo, así como miles de sobres de vidrio, heroína y fentanilo en polvo sueltos, píldoras y materiales de empaque de medicamentos.

La mayoría de los acusados ​​fueron arrestados el 13 de mayo de 2021, cuando miembros del NYDESF Group Z-21 realizaron búsquedas en seis apartamentos en el Bronx, después de obtener órdenes judiciales autorizadas por la corte. Las residencias de Bardera, Vinicente, Abreu Flores, Alemán y Rojas contenían casi dos kilogramos de narcóticos y más de $93.000 en efectivo. Se recuperó también una pistola de 9mm en el apartamento de Aleman.

Antes de que los miembros de Strike Force pudieran allanar las residencias de Vicente y Abreu Flores, los dos hombres supuestamente intentaron deshacerse de los narcóticos: Vincente arrojando casi un kilogramo de cocaína por una ventana en una escalera de incendios y Abreu Flores intentó tirar una bolsa de cocaína en un inodoro.

Ese mismo día, miembros del NYDESF Group Z-21 también registraron el apartamento de Reyes, vecino de Bardera, que reside en 2436 Webb Avenue, Apt. 3B, en el Bronx. La cocina del apartamento contenía un total de aproximadamente 24 kilogramos de fentanilo y heroína. Los narcóticos estaban dentro de un compartimento oculto debajo de un mueble de cocina, un cajón del horno y el congelador. Los agentes y oficiales también recuperaron una pistola cargada de un dormitorio dentro de la vivienda.

La Fiscal Especial de Narcóticos Bridget G. Brennan agradeció al Fiscal de Distrito de Manhattan Cyrus R. Vance, Jr. y al Fiscal de Distrito del Bronx Darcel D. Clark, elogió a los miembros de la Oficina de Investigaciones Especiales y a la Fuerza de Lucha contra las Drogas del Crimen Organizado de Nueva York, por su trabajo en la larga investigación.

Strike Force es una unidad de lucha contra el crimen que comprende agencias de aplicación de la ley federales, estatales y locales apoyadas por el Área de Tráfico de Drogas de Alta Intensidad de Nueva York / Nueva Jersey. Ubicado en la División de Nueva York de la DEA e incluye agentes y oficiales de la DEA; el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York; la Policía del Estado de Nueva York; Servicio de Inmigración y Control de Aduanas – Investigaciones de Seguridad Nacional; la División de Investigación Criminal del Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos; la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos; Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU; Servicio Secreto de Estados Unidos; el Servicio de Alguaciles de EE.UU.; Guardia Nacional de Nueva York; el Departamento de Policía de Clarkstown; Guardia Costera de los Estados Unidos; Departamento de Policía de Port Washington; y el Departamento de Correcciones y Supervisión Comunitaria del Estado de Nueva York.

“El último año y medio nos ha desafiado a todos”, dijo el agente especial a cargo de la DEA, Ray Donovan. “Si bien muchos optaron por hacer frente a los desafíos presentados por la pandemia de COVID-19, los acusados ​​en este caso optaron por sumarse a esos desafíos, al inundar nuestras comunidades con cantidades letales de heroína, fentanilo y cocaína, amplificando el creciente número de muertes por sobredosis. Me gustaría expresar mi más sincero agradecimiento a la Oficina del Fiscal Especial de Narcóticos, así como a nuestros socios en NY Strike Force por su tenacidad en llevar esta investigación desde las calles de Nueva York hasta las fuentes de drogas ilícitas en Sudamérica. “

“Cuando los cierres fronterizos pandémicos interrumpieron temporalmente el flujo de narcóticos hacia Estados Unidos, estos individuos son acusados ​​de conspirar para contrabandear narcóticos letales a Nueva York y distribuirlos en todo el noreste, a precios inflados”, dijo la Fiscal Especial de Narcóticos Bridget G. Brennan. “La escala de la operación de contrabando de narcóticos trastocada por esta investigación fue asombrosa, ya que intentó aprovechar las comunidades vulnerables y las fuerzas del orden que enfrentan desafíos sin precedentes. Agradezco a nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley por su dedicación y compromiso “.

“Siempre que las personas, dondequiera que se encuentren, estén involucradas en el tráfico ilegal de narcóticos, trabajaremos sin descanso para detener la amenaza a la seguridad pública. Felicito y agradezco a nuestros colegas de los Fiscales Especiales de Narcóticos de la ciudad, la División de Nueva York de la Administración de Control de Drogas de EE.UU., Investigaciones de Seguridad Nacional y los investigadores del Departamento de Policía de Nueva York involucrados en esta [operación] para construir un caso tan sólido ”, dijo el comisionado de policía Dermot Shea.

“Mientras la pandemia de COVID-19 devastaba los Estados Unidos y el resto del mundo, los miembros de esta Organización de Tráfico de Drogas (DTO) continuaron importando narcóticos mortales, incluidos fentanilo, heroína y cocaína, y trataron de capitalizar la escasez de narcóticos que resultó del limitado movimiento transfronterizo de personas y mercancías ”, dijo Peter C. Fitzhugh, agente especial a cargo de HSI Nueva York. “Los agentes de HSI New York en la OCDETF Strike Force continuarán trabajando mano a mano con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley para desmantelar estas organizaciones criminales y buscar justicia para aquellos de los que se aprovechan”.

Área Equipamientos Oipol – Official Channel WhatsApp +12068553358 – Ropa de piel ultrafina táctica Tacwolves TW-SC22 – Talla: L, Color: caqui Tacwolves – Ropa de piel táctica Tejido: 100% nailon Tamaño: S / M / L / XL / XXL / 3XL / 4XL Color: Verde militar / Negro / Azul / Gris / Caqui / CP / Desert Camo / Bionic Camo / ACU / Light Desert Python / Pitón verde / Ruina gris / Pitón negro / Pitón del desierto / Ruina verde. Solicitar cotización por solicitudes de varias unidades de equipamientos tácticos.Impuestos y envío a cargo de Oipol. US$98,10impuestos incluidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: