La resistencia a reformas contra la corrupción lastra al Triángulo Norte


  • Un informe del Programa Latinoamericano, Ayuda Exterior de Estados Unidos al Triángulo del Norte apunta que uno de los obstáculos fundamentales para el crecimiento es la falta de voluntad en la clase política del Triángulo Norte para acometer las reformas

Voa News, Stephanie Martínez / Edición, OipolLos Ángeles . – El factor más importante en cuanto al crecimiento y el progreso social en los tres países conocidos como el Triángulo Norte: El Salvador, Guatemala y Honduras, es la resistencia a las reformas contra la corrupción.

Así lo concluye el informe ‘Ayuda de EE.UU. al Triángulo Norte 2014-2019: Promoviendo el éxito aprendiendo del pasado’, del Programa Latinoamericano del Wilson Center.

El estudio se realiza en medio de la pandemia y tras varios desastres naturales que, según los expertos, han exacerbado problemas previamente existentes en los países centroamericanos y materializado la posibilidad de nuevas olas migratorias como las de 2014 y 2019.

“El principal factor que impide el crecimiento y el progreso social en el Triángulo Norte es la resistencia a la reforma por parte de un conjunto pequeño de actores, poderosos en las esferas políticas, económicas y en la delincuencia organizada, con un profundo interés en que se mantenga el status quo,” advirtió Eric Olson, director de política de la Fundación Internacional de Seattle.

“Esto hace que la gobernanza sea realmente el área de trabajo más importante para cualquier donante que esté tratando de mejorar las condiciones en el Triángulo Norte”, agregó.

México, por ejemplo, es uno de los países que destina fondos al Triángulo Norte para combatir la inmigración irregular. Estos fondos proceden de programas que el gobierno mexicano había suspendido debido al impacto de la pandemia, informó la cancillería.

De acuerdo con el informe, el apoyo político por parte de EE.UU. es crucial ya que este país cuenta con las herramientas necesarias para establecer agendas políticas y “neutralizar a los que participen en iniciativas corruptas”.

“Igualmente importante es que existen actores en el Triángulo Norte que sí tienen la voluntad política y la capacidad,” explicó Ricardo Zúñiga, director interino del Instituto de Brasil. “El papel de la comunidad internacional puede ser más útil proporcionando apoyo, incluso apoyo físico, para aquellos que realmente están arriesgando sus vidas para mejorar las condiciones”.

En cuanto a la seguridad, los expertos concluyeron que las labores deben estar centradas en la comunidad y que un enfoque únicamente en las fuerzas del orden público no es suficiente.

“La ayuda proveniente de EE.UU. sufre un déficit de cooperación y coordinación en todos los niveles incluyendo los propios organismos de EE.UU.”, agregó la consultora independiente Kelly Josh.

Mientras tanto, Kristen Sample del Instituto Nacional Demócrata, señaló que la supervisión es fundamental.

“Es importante para estos proyectos, que realmente están llegando a estos desafíos centrales, llevar a cabo una supervisión muy cuidadosa, incluyendo de los medios sociales para asegurarse de que hayan estrategias proactivas y protecciones para los individuos que están poniendo sus vidas en riesgo por estos esfuerzos,” dijo Sample.

“[Deben] tener fuertes estrategias de comunicación incluyendo una respuesta rápida y muy proactiva para contrarrestar la desinformación” concluyó.

Artículos vinculados

México destina fondos al Triángulo Norte para combatir la inmigración irregular

Estos fondos proceden de programas que el gobierno mexicano había suspendido debido al impacto de la pandemia, señaló la cancillería.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (RSE) de México informó la reactivación de los programas ‘Jóvenes Construyendo el Futuro’ y ‘Sembrando Vida’, los cuales tienen como beneficiarios a los países que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica: Guatemala, Honduras y El Salvador.

Ambos programas tienen como objetivo combatir las raíces de la migración ilegal, destinando fondos para becas de estudio, reservadas a jóvenes que viven en las comunidades más pobres de los países beneficiarios, así como recursos económicos para plantar árboles frutales y maderables en zonas rurales.

El primer país en ser beneficiado con la ayuda fue El Salvador, país al que se entregó el domingo el primer donativo. De acuerdo con un comunicado de prensa de la cancillería mexicana, Honduras, recibirá la “dispersión de recursos directos el siguiente mes”. En ambos países, la entrega de recursos llega en plazos vencidos.

De acuerdo con el despacho, el apoyo se retrasó varios meses debido a la pandemia del COVID-19, ya que “se priorizaron acciones en materia de salud”.

En videoconferencia, la titular de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), Laura Elena Carrillo Cubillas, recordó que estos programas cuentan con el apoyo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La directora ejecutiva de la AMEXCID afirmó que “el gran logro de la cooperación internacional es que las transferencias económicas se realizarán de forma directa a los beneficiarios de los programas ‘Sembrando Vida’ y ‘Jóvenes Construyendo el Futuro’, tanto en El Salvador como en Honduras”.

La funcionaria explicó que en 2019 el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, acordó con su homólogo de El Salvador, Nayib Bukele, donar 30 millones de dólares para poner en marcha planes de creación de empleo como los programas ‘Sembrando Vida’ y ‘Jóvenes Construyendo el Futuro’, a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Carrillo Cubillas dijo que el proceso para hacer llegar los fondos a sus destinatarios es mediante transferencias interbancarias, y agregó que, las entidades financieras intermediarias fueron seleccionadas de acuerdo a la mejor oferta de precio y capacidades técnicas, como: “cubrir todo el territorio nacional pues ‘Sembrando Vida’ es un programa rural principalmente y su objetivo es impactar en el campo centroamericano, necesitando que los depósitos lleguen a los beneficiarios, no sólo en las ciudades, sino en la mayoría de pequeñas localidades rurales”, citó.

En El Salvador, la única institución financiera que cumplió con los requisitos fue el Banco del Fomento Agropecuario. Para Honduras fue Banco Azteca.

La directora añadió que la implementación de los programas va por un 70 u 80 por ciento porque “lo más complejo ha sido crear los mecanismos legales y financieros”, ya que es difícil que naciones soberanas como El Salvador y Honduras permitan que un país amigo como México “pueda ingresar depósitos directos a beneficiarios sin pasar por las arcas, la Hacienda, ni por la Administración gubernamental de ambos países”.

A la fecha El Salvador tiene un registro de 400 beneficiarios, quienes recibirán 250 dólares cada uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: