El terrorismo global utiliza las cárceles para reclutar


  • INTERPOL dice que las penitenciarias tienen todas las posibilidades para ser un lugar privilegiado para que los terroristas hagan proselitismo
  • Afrontar la amenaza de la radicalización carcelaria es un objetivo de inteligencia  

Oipol Operativa en el Mundo / Nota Institucional de Interpol / traducción y edición de Oipol – Muchos terroristas encarcelados tienen más probabilidades de difundir sus creencias que de renunciar a ellas.

Para las fuerzas del orden que participan en la lucha contra el terrorismo, la captura de un terrorista es a veces sólo donde comienzan los desafíos a largo plazo.

Como los países de todo el mundo se han dado cuenta minuciosamente, las cárceles pueden ser un lugar privilegiado para que los terroristas hagan proselitismo de sus ideologías y recluten a otros reclusos. La naturaleza de la “puerta giratoria” de la prisión ofrece a los terroristas un suministro continuo de nuevos reclutas potenciales para radicalizar.

Lamentablemente, este desafío sólo aumentará a medida que los países busquen detectar, enjuiciar y detener a miles de combatientes terroristas extranjeros (FTF) de Irak, Siria y otras zonas de conflicto.

La amenaza de los presos radicalizados

La radicalización de las cárceles significa que muchas personas con ideologías terroristas continúan representando una seria amenaza para la seguridad pública después de su liberación. Esta amenaza se vuelve aún más conmovedora cuando consideramos que un número creciente de personas condenadas por terrorismo están siendo liberadas de prisión.

Si bien algunos pueden suponer que los terroristas condenados siempre cumplen largos períodos de prisión, la duración promedio de una sentencia por delitos de terrorismo es de menos de 10 años y muchos terroristas arrestados son relativamente jóvenes. Cabe consignar que, muchos delincuentes terroristas que acceden a la libertad tiene un promedio de poco más de 30 años.

Sin negar el derecho de las personas que han cumplido su condena a reanudar libremente sus vidas en las comunidades, los ataques terroristas en los últimos años fueron por ex convictos. Esto demuestra la necesidad constante de que las fuerzas del orden gestionen este riesgo heredado.

Además, el alto porcentaje de los que componen el proceso de radicalización y la amenaza de los FTF (traducción al inglés: Foreingn Terrorist Fighter) los encarcelados y la importancia de los viajes internacionales para llevar a cabo actividades terroristas significa que cualquier esfuerzo antiterrorista debe tener un alcance internacional y aprovechar las capacidades policiales mundiales de INTERPOL.

Avisos azules y verdes

En este contexto mundial intensificado, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de doce países que abarcan la lucha contra el terrorismo, los servicios de inteligencia y los servicios penitenciarios participaron en una reunión del grupo de trabajo el mes pasado sobre la radicalización carcelaria organizada por INTERPOL.

En la reunión, funcionarios de países como Austria, España y Estados Unidos presentaron estudios de casos, como también las mejores prácticas. Todos los participantes pudieron discutir estrategias para detectar mejor y fortalecer el intercambio de información sobre presos radicalizados para prevenir futuros ataques.

Como recomendación clave para el futuro, se alentó a los funcionarios a aprovechar las notificaciones azules y verdes de INTERPOL en los casos en que se consideraba que los reclusos pueden representar una amenaza, cuando son liberados.

Las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL (OCN) pueden solicitar una Notificación Azul para obtener información, localizar o identificar a una persona de interés. Se puede solicitar un Aviso Verde para proporcionar una advertencia sobre las actividades delictivas de una persona, cuando se considera una posible amenaza para la seguridad pública.

“A diferencia de la mayoría de las películas de acción que terminan cuando se captura al terrorista, la amenaza que representan estos individuos no desaparece una vez que se los coloca tras las rejas”, dijo Greg Hinds, Director de Lucha contra el Terrorismo de INTERPOL.

“La radicalización de las cárceles es una amenaza global que requiere un nivel intenso de cooperación policial global para frustrar futuros ataques y mantener al público a salvo”, añadió el Sr. Hinds.

Es procedente indicar que, la reunión, financiada por la Fundación INTERPOL para un mundo más seguro, formó parte de la Iniciativa mundial de esa organización contra el terrorismo, que se centra en ayudar a los países miembros a prevenir y desarticular las actividades terroristas transnacionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: