Incautación mundial de alimentos y bebidas ilícitas


  • La operación es mensurada en unos 53 millones de euros 
  • La acción de las agencias policiales en 72 países resultó en la recuperación de más de 15.000 toneladas de productos ilegales

OIPOL Operativa en Europa / Comunicación y fotos de INTERPOL / Edición y traducción OIPOL, Lyon, Francia – Una operación policial coordinada conjuntamente por INTERPOL y EUROPOL ha puesto de relieve las grandes cantidades de alimentos y bebidas ilícitos que circulan por la economía mundial.

Con el nombre en clave OPSON X, la operación movilizó a las fuerzas policiales, aduanas, autoridades reguladoras nacionales de alimentos y los socios del sector privado para emprender acciones de cumplimiento, coordinadas entre diciembre de 2020 y junio de 202, contra los alimentos y bebidas ilícitas que presentan graves riesgos para la salud de los consumidores.

La Operación OPSON X, mediante la aplicación de la ley a nivel mundial, secuestró 15.451 toneladas de productos ilegales, por un valor de 53,8 millones de euros. Los 72 países participantes llevaron a cabo cerca de 68.000 controles, resultando en la apertura de más de 1.000 casos penales.

Las acciones de aplicación descubrieron una gran cantidad de nuevas pistas para las investigaciones de delitos alimentarios. Se emitieron más de 600 órdenes de arresto durante el curso de la operación, estimando la interrupción de actividades a 42 grupos del crimen organizado en todo el mundo.

“La eliminación del mercado de una cantidad tan enorme de productos ilegales y a menudo peligrosos es un ejemplo concreto de cómo la cooperación policial internacional está haciendo del mundo un lugar más seguro”, dijo Jürgen Stock, Secretario General de INTERPOL. “Puede que los delitos alimentarios no siempre parezcan una de las principales prioridades policiales, pero operaciones como OPSON X demuestran las enormes ganancias que generan estos productos, que luego pueden financiar otras actividades del crimen organizado”, señaló Stock.

Catherine De Bolle, directora ejecutiva de EUROPOL, destacó que “los alimentos y bebidas falsificados, de calidad inferior, se pueden encontrar tanto en el mercado físico como en línea. El mayor riesgo para la salud de los consumidores es proporcional a la reducción de la calidad de las materias primas utilizadas en el sistema de procesamiento de alimentos. EUROPOL ve un desarrollo reciente; los productos de baja calidad se han infiltrado en la cadena de suministro de alimentos, una evolución posiblemente relacionada con las repercusiones de la pandemia de COVID-19. Con más de 15.000 toneladas de productos ilegales incautados, la operación OPSON X ilustra la importancia de la cooperación entre las autoridades nacionales y el sector privado para proteger los derechos de los consumidores y la calidad de los productos que ponemos en nuestras mesas “, añadió diciendo Bolle.

Pruebas falsas de COVID-19

Los bienes más incautados en la Operación OPSON X fueron el alcohol y los complementos alimenticios, seguidos de los cereales y los productos a base de granos. Las bebidas alcohólicas fueron las más comúnmente falsificadas, según los resultados de las incautaciones, así como los productos protegidos por marcas registradas, indicaciones geográficas o denominaciones de origen.

Aunque no fueron un objetivo directo de la operación, las acciones de aplicación también revelaron otros artículos ilícitos, incluidos kits de prueba falsos para COVID-19, VIH y malaria, cigarrillos, armas, municiones, carne de animales silvestres y otros productos de delitos contra la vida silvestre.

En Rusia, la policía descubrió un caso que contenía más de 12.000 copias de software informático pirateado, valorado en unos 100.000 euros. Mientras tanto, las autoridades de Namibia detectaron a 24 migrantes irregulares durante sus acciones llevadas a cabo bajo OPSON X.

Una década de operaciones de OPSON

Estas acciones coordinadas por INTERPOL y EUROPOL marcan la décima operación mundial, que se lleva a cabo bajo la bandera de OPSON (que significa alimentos en griego antiguo) y una década de compromiso sostenido de aplicación de la ley contra los delitos relacionados con alimentos y bebidas.

La primera operación de OPSON se llevó adelante en 2011, involucrando sólo a 10 países y recuperó bienes ilícitos por valor de 300.000 euros.

“Hemos convertido las Operaciones OPSON en un fenómeno policial que interrumpe regularmente las redes criminales que se ocupan del fraude alimentario, al tiempo que recopila información invaluable. El hecho de que tantos de nuestros países miembros participen en estas operaciones, año tras año, demuestra que las fuerzas del orden ven el valor de unir nuestras fuerzas para asestar un golpe cada vez más fuerte al crimen transnacional” terminó indicando el Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: