Ruso acusado de piratería es extraditado a Estados Unidos


  • Vladislav Klyushin, también conocido como «Vladislav Kliushin habría participado en un plan global para comerciar con información privada robada de redes informáticas
  • Demandado entre cinco acusados ​​en un plan multimillonario para comerciar, basado en información privilegiada robada de redes informáticas de Estados Unidos

Oipol Operando en Estados Unidos | Nota del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Lunes, 20 de diciembre de 2021 (original idioma inglés) | Traducción y edición Oipol, 21 de diciembre 2021 – Boston – Un ciudadano ruso fue extraditado a Estados Unidos desde Suiza para enfrentar cargos relacionados con su presunta participación en un plan global para comerciar con información privada robada de redes informáticas estadounidenses que generó decenas de millones de dólares en ganancias ilegales. Otros cuatro ciudadanos rusos también fueron acusados ​​como parte del plan.

Vladislav Klyushin, también conocido como «Vladislav Kliushin», de 41 años, de Moscú, Rusia, fue arrestado en Sion, Suiza, el 21 de marzo de 2021 y extraditado a los Estados Unidos el 18 de diciembre. Los cargos se revelaron en la mañana del día 20 de diciembre, en el Tribunal de Distrito en Massachusetts, Estados Unidos. Klyushin está acusado de conspirar para obtener acceso no autorizado a computadoras, cometer fraude electrónico, pérdida de valores y obtener acceso no autorizado a computadoras. El individuo citado, compareció en la misma mañana en un tribunal federal de Boston.

Ivan Ermakov, también conocido como «Ivan Yermakov,» 35, y Nikolai Rumiantcev, también conocido como «Nikolay Rumyantsev», 33, ambos de Moscú, Rusia, están acusados ​​en el Distrito de Massachusetts de conspirar para obtener acceso no autorizado a computadoras, para cometer fraude electrónico y fraude de valores. Ermakov, un ex oficial de la Dirección Principal de Inteligencia de Rusia (GRU), una agencia de inteligencia militar del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia, fue acusado anteriormente en julio de 2018 en un tribunal federal en Washington, DC por su presunto papel en un esfuerzo de piratería e influencia relacionado con las elecciones estadounidenses de 2016. 

En octubre de 2018, Mikhail Vladimirovich Irzak, también conocido como «Mikka Irzak», 43, e Igor Sergeevich Sladkov, 42, ambos de San Petersburgo, Rusia, también fueron acusados ​​en el Distrito de Massachusetts de conspiración para obtener acceso no autorizado a computadoras, cometer fraude y fraude de valores.  

Ermakov, Rumiantcev, Irzak y Sladkov siguen prófugos  

El fiscal federal interino Nathaniel Mendell declaró: “La integridad de los mercados de capitales de nuestra nación y de sus redes informáticas son prioridades para mi oficina. Los cargos de hoy muestran que nosotros, el FBI y nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley perseguirán sin descanso a aquellos que piratean, roban e intentan sacar provecho de información privilegiada, donde sea que se escondan ”, señaló.  

«El anuncio de hoy y la extradición de Vladislav Klyushin es sólo un ejemplo más de cómo el FBI y nuestros socios están trabajando las veinticuatro horas del día y en todo el mundo para contrarrestar la amenaza cibernética que enfrentamos hoy», dijo Albert Murray III, agente especial asistente en Cargo de la División Criminal y Cibernética de la Oficina de Campo en Washington del FBI. “Como se alega, Klyushin y sus coacusados ​​utilizaron varios medios ilegales y maliciosos para obtener acceso a las redes informáticas con la finalidad de perpetrar su esquema de comercio ilegal. Estos delitos tienen consecuencias reales y, como demuestran nuestros esfuerzos en este caso, el FBI es implacable en [el] trabajo para identificar y localizar a criminales como Klyushin, sin importar dónde se encuentren y llevarlos a Estados Unidos para que se enfrenten a la Justicia ”.

Según los documentos de acusación, Klyushin, Ermakov y Rumiantcev trabajaban en M-13, una empresa de tecnología de la información con sede en Moscú, donde Klyushin se desempeñó como primer subdirector general de la empresa. M-13 pretendía ofrecer pruebas de penetración y «emulación de amenaza persistente avanzada (APT)», ambos servicios que buscan vulnerabilidades explotables en un sistema informático, supuestamente con fines defensivos. El sitio web de M-13 indicó que las «soluciones de TI» de la empresa fueron utilizadas por «la Administración del Presidente de la Federación de Rusia, el Gobierno de la Federación de Rusia, los ministerios y departamentos federales, los órganos ejecutivos estatales regionales, las empresas comerciales y las organizaciones públicas». 

Entre enero de 2018 o alrededor de esa fecha y septiembre de 2020, Klyushin, Ermakov, Irzak, Sladkov y Rumiantcev presuntamente acordaron negociar valores de empresas que cotizan en bolsa basándose en información material no pública («MNPI») sobre las ganancias de esas empresas. , antes de los anuncios públicos de resultados financieros. El MNPI fue supuestamente adquirido a través de intrusiones no autorizadas en las redes informáticas de dos agentes de presentación con sede en Estados Unidos (Agentes de presentación 1 y 2), proveedores de las empresas que cotizan en bolsa solían presentar presentaciones trimestrales y anuales a través de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC).

Armados con esta información antes de que fuera revelada al público, Klyushin y sus coacusados ​​supuestamente sabían de antemano, entre otras cosas, si el desempeño financiero de una empresa cumpliría, excedería o quedaría rezagada con las expectativas del mercado y, por lo tanto, si el precio de sus acciones probablemente aumentaría o bajaría. Después realizaban anuncios públicos, de tales actuaciones, posteriormente negociaban en consecuencia, usando cuentas de corretaje mantenidas a su propio nombre y a nombre de otros. Se alega que Klyushin y sus co-conspiradores obtuvieron decenas de millones de dólares en ganancias ilegales.

Según los documentos de acusación, Klyushin y sus cómplices obtuvieron acceso no autorizado a las redes informáticas de los Agentes de Registro 1 y 2. Supuestamente desplegaron una infraestructura maliciosa, capaz de recolectar los nombres de usuario, como también contraseñas de los empleados,  utilizado nombres de usuario y contraseñas robados para presentarse falsamente como empleados con el fin de obtener acceso a las redes informáticas de los agentes archivadores. Para ocultar el origen de sus actividades, los coconspiradores, supuestamente, alquilaron redes de computadoras proxy (o intermediarias) fuera de Rusia, suscribiendose a direcciones de correo electrónico y sistemas de pago utilizados para promover los ataques en nombre de otros. Una vez dentro de las redes de agentes de presentación, se alega que vieron y descargaron MNPI, incluidos los informes de ganancias trimestrales y anuales que aún no se habían presentado a la SEC o no se habían revelado públicamente, vinculados a cientos de empresas que cotizan en las bolsas de valores nacionales de Estados Unidos, incluido el NASDAQ y la NYSE. Los coconspiradores, supuestamente, negociaron con los valores de esas compañías mientras estaban en posesión de MNPI con respecto a su desempeño financiero, incluso comprando valores de compañías que estaban a punto de revelar resultados financieros positivos y vendiendo valores de compañías que estaban a punto de revelar resultados financieros negativos. Además, se alega que los coconspiradores distribuyeron sus operaciones entre las cuentas que abrieron en bancos y casas de bolsa en varios países, incluidos Chipre, Dinamarca, Portugal, Rusia y los Estados Unidos.

Por ejemplo, según los documentos judiciales, durante un sólo período de dos semanas entre el 22 de octubre de 2018 y el 6 de noviembre de 2018, Ermakov u otro conspirador obtuvieron acceso no autorizado a la red informática del Filing Agent 2, utilizando direcciones IP alojadas en un centro de datos ubicado en Boston y vieron o descargaron los archivos no públicos relacionados con las ganancias de varias empresas, incluidas Capstead Mortgage Corp., Tesla, Inc., SS&C Technologies y Nevro Corp. A partir de entonces, días antes de que se presentaran los resultados financieros de las empresas al SEC y se procediera a divulgar públicamente: Klyushin y otros conspiradores, supuestamente, realizaron operaciones rentables en las acciones de esas empresas, comprando acciones de compañías que estaban a punto de divulgar resultados financieros positivos y vendieron acciones en corto de corporaciones que estaban a punto de divulgar resultados financieros negativos. Por ejemplo, el 24 de octubre de 2018 o alrededor de esa fecha, antes de que una empresa divulgara públicamente resultados positivos de ganancias trimestrales, Klyushin u otro conspirador supuestamente compraron sus valores en la cuenta de corretaje de Klyushin, en una firma de corretaje con sede en Rusia. Ese mismo día, Klyushin, supuestamente, envió un mensaje a los inversionistas de M-13, Individuos 1 y 2, en el que decía “Presten atención a las acciones [de la empresa] ahora y mañana después de las 16:30 y cuánto suben”.

El cargo de conspiración para obtener acceso no autorizado a computadoras, cometer fraude electrónico, como también de valores conlleva una sentencia máxima de cinco años de prisión, tres años de libertad supervisada y una multa de 250.000 dólares (o el doble de la ganancia o pérdida bruta). Los cargos de fraude de valores y fraude electrónico conllevan una sentencia máxima de 20 años de prisión, tres años de libertad supervisada y una multa de 250.000 dólares (o el doble de la ganancia o pérdida bruta). Cada uno de los cargos también prevé la restitución y el decomiso tras la condena.

El fiscal federal interino Mendell y el FBI ASAC Murray hicieron el anuncio el día 20 de diciembre. La SEC, la Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia, la Oficina Federal de Justicia de Suiza, las autoridades de la Policía Cantonal de Valais y Zúrich, la Oficina de Campo de Boston de la Oficina Federal de Investigaciones brindaron una valiosa ayuda. Stephen E. Frank y Seth B. Kosto, jefe y subdirector, respectivamente, de la Unidad de Fraude Cibernético, Financiero y de Valores de Mendell están procesando el caso.  

Los detalles contenidos en los documentos de acusación son acusaciones. Los acusados ​​se presumen inocentes a menos que y hasta que se demuestre su culpabilidad más allá de una duda razonable en un tribunal de justicia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: