Nueva herramienta para identificar a personas desaparecidas


  • INTERPOL utiliza los perfiles de ADN de familiares de personas buscada 

Con su tecnología de vanguardia, la base de datos I-Familia puede ayudar a la policía a resolver casos en suspenso, y a las familias a rehacer sus vidas

Oipol Operativa en el Mundo / Nota de INTERPOL, Lyon / Edición y traducción Oipol – Lyon, Francia – En 2004, la policía de Croacia encontró el cadáver de un hombre en el mar Adriático.El estado del cuerpo, que hacía imposible su identificación mediante huellas dactilares o reconocimiento facial, hizo que durante más de una década el cadáver permaneciera sin identificar.

Entra en escena I-Familia, una nueva e innovadora base de datos lanzada oficialmente este mes, que aplica investigaciones científicas de vanguardia a los perfiles de ADN de parientes para determinar la identidad de personas desaparecidas en cualquier lugar del mundo, o de restos humanos no identificados hallados en cualquier país.

A finales de 2020, los perfiles de ADN de los hijos de un hombre italiano desaparecido en 2004 se incorporaron a la base de datos I-Familia y luego se cotejaron con los perfiles de ADN de todos los restos humanos sin identificar contenidos en el sistema.

La comparación de los perfiles de los hijos y del cadáver encontrado en el Mar Adriático arrojó una coincidencia, de modo que se pudo cerrar un caso abierto 16 años antes que, ante la falta de información, había quedado sin resolver.

Base de datos mundial para la comparación de muestras biológicas de familiares

Los perfiles de ADN de los miembros de una familia pueden ser cotejados con los de un cadáver o unos restos humanos sin identificar mediante la comparación de muestras de ADN de familiares. Este método se suele utilizar cuando no se dispone de una muestra directa de la persona desaparecida, ya sea una muestra médica obtenida antes de la desaparición o un objeto personal, como un cepillo de dientes.

Sin embargo, es preciso realizar complejos cálculos para confirmar una coincidencia porque los parientes biológicos comparten diferentes porcentajes de ADN. Esta complejidad se amplía cuando la comparación se hace a escala internacional, debido a la variación genética de las poblaciones de todo el mundo.,

I-Familia es la primera base de datos mundial que examina automáticamente estas diferencias sin necesidad de conocer la ascendencia genética de la persona desaparecida, y que proporciona unas directrices normalizadas sobre lo que constituye una coincidencia.

“La identificación de personas desaparecidas en todo el mundo siempre ha resultado difícil debido a la falta de procedimientos de intercambio de datos y a la complejidad científica de la interpretación estadística”, afirmó Arnoud Kal, científico del Instituto Forense de los Países Bajos, uno de los laboratorios más destacados del mundo en este ámbito. “Por lo tanto, consideramos que el desarrollo por parte de INTERPOL de la base de datos I-Familia brinda nuevas oportunidades a los países miembros, lo que repercutirá favorablemente en la eficacia de la búsqueda internacional de personas desaparecidas”, añadió Kal.

Una situación dolorosa para las familias

Cada año desaparecen en el mundo innumerables personas a causa de delitos, conflictos, accidentes o catástrofes naturales. A finales de 2020 había vigentes más de 12 000 notificaciones amarillas -avisos policiales internacionales sobre personas desaparecidas- publicadas por la Secretaría General de INTERPOL.

Para las familias que se enfrentan a la incertidumbre de no saber si las personas que quieren están vivas o muertas, y que a veces pueden seguir sin saberlo durante muchos años, el desgaste emocional puede ser demoledor. La ausencia de un certificado de defunción también puede acarrear consecuencias administrativas y económicas considerables.

“Todos los países tienen casos de personas desaparecidas sin resolver, así como restos humanos que no pueden ser identificados utilizando únicamente los sistemas nacionales”, declaró el Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock.

“I-Familia es una herramienta humanitaria que, gracias al alcance mundial de INTERPOL, abre enormes posibilidades para identificar a personas desaparecidas y aportar una respuesta a los familiares”, añadió Jürgen Stock.

Cómo funciona la base de datos I-Familia

INTERPOL lleva mucho tiempo haciendo cotejos directos de perfiles de ADN y consiguiendo con ello excelentes resultados, por lo que sus 194 países miembros le envían perfiles de ADN para que se puedan establecer vínculos entre personas desaparecidas y restos humanos.

El sistema I-Familia consta de tres componentes:

  • Una base de datos mundial especializada en la que se almacenan los perfiles de ADN proporcionados por los familiares, que se conservan separados de todo dato de tipo policial;
  • Un software de comparación de perfiles de ADN, denominado Bonaparte, desarrollado por la empresa neerlandesa Smart Research.
  • Un manual de interpretación, elaborado por INTERPOL, que ayuda a encontrar posibles coincidencias y a informar de ello de modo eficiente.

La tecnología Bonaparte utiliza algoritmos estadísticos avanzados para calcular la probabilidad de una coincidencia cotejándola con una tabla de interpretación. Este potente programa informático puede realizar millones de cálculos muy rápidamente. A continuación, el resultado es interpretado por los especialistas en genética forense de la Secretaría General de INTERPOL.

Protección de datos

El tratamiento de los datos de ADN por conducto de INTERPOL se lleva a cabo a través de canales de comunicación protegidos y de conformidad con las estrictas normas de esta organización policial en materia de protección de datos, así como con sus directrices sobre el uso de perfiles de ADN de familiares de desaparecidos para la comparación de muestras biológicas de familiares.

Los parientes deben dar su consentimiento para que sus datos se puedan utilizar en una búsqueda a escala internacional. No hay datos nominales vinculados al perfil de ADN, que se presenta en forma de código alfanumérico.

En caso de coincidencia, se envían notificaciones al país que suministró el perfil de ADN del cadáver por identificar y al país de los familiares. A continuación se pueden llevar a cabo otras comprobaciones (como con registros dentales o efectos personales) con el fin de confirmar la posible coincidencia.

La creación de este sistema ha sido posible gracias a la colaboración del Instituto Forense de los Países Bajos y a la empresa Smart Research. Se desean más información sobre la base de datos I-Familia, pueden visitar el sitio web de I-Familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: