Operación de Estados Unidos contra el crimen organizado


  • Líder de la red transnacional, de blanqueo de capitales, se declara culpable de ayudar a organizaciones de tráfico de drogas, mientras que un coconspirador es condenado

Oipol Operativa en Estados Unidos / Nota del Departamento de Justicia de los Estados Unidos / Edición y traducción Oipol – Un ciudadano chino y estadounidense naturalizado se declaró culpable el día 2 de agosto de su participación en una conspiración para lavar al menos $30 millones de dólares en ganancias surgidas de la venta de drogas ilícitas, en nombre de organizaciones extranjeras de narcotraficantes. Otro ciudadano chino fue condenado a siete años de prisión por su participación en la misma conspiración.

Según documentos judiciales, Xizhi Li, de 48 años, desempeñó un papel de liderazgo dentro de una conspiración de varios años, donde utilizó un casino, como empresas fachada, en el ámbito nacional y en território internacional, cuentas bancarias nacionales de Estados Unidos y extranjeras, pasaportes falsos y otros documentos de identificación apócrifos, para lavar dinero en nombre de organizaciones transnacionales de narcotráfico. Según consta estas tenían, como principales actividades, el narcotráfico  de cocaína. 

El acusado trató directamente con miembros de organizaciones de narcotráfico o sus representantes, para obtener y prestar servicios, “contratos” para mover las ganancias de la droga ilegales. Una vez que el acusado y sus coconspiradores obtuvieron un “contrato” para lavar las ganancias de las drogas, se involucraron con transacciones financieras, diseñadas para ocultar la fuente ilícita de los fondos originales, a cambio del pago de comisiones.

“Los acusados ​​lavaron millones de dólares en nombre de los narcotraficantes a través del sistema financiero global de una manera [ocultando] el origen y la naturaleza de los fondos ilícitos”, dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Kenneth A. Polite Jr. de la División Penal del Departamento de Justicia. “Las redes globales de lavado de dinero permiten a los cárteles de la droga sacar provecho de su comercio letal y la declaración de culpabilidad de ayer [02/08] y la sentencia de hoy [03/08] subrayan el compromiso del Departamento de Justicia de desmantelar la infraestructura financiera de las organizaciones criminales transnacionales,[que] sacan provecho del crimen. Esta declaración y sentencia no hubieran sido posibles sin los incansables esfuerzos de nuestros socios federales encargados de hacer cumplir la ley y la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Este de Virginia “.

“Esta acusación demuestra el enorme valor de colaborar con agencias de todo el gobierno y con nuestros socios internacionales para desmantelar y responsabilizar a las organizaciones criminales transnacionales que representan un peligro significativo para el público”, dijo el fiscal federal interino Raj Parekh, para el distrito este de Virginia. “La conspiración de gran alcance en este caso involucró el lavado de millones de dólares de ganancias ilegales, en nombre de organizaciones transnacionales de narcotráfico mediante el uso de un casino, compañías fachada, cuentas bancarias nacionales y extranjeras, documentos de identificación falsos y efectivo a granel… contrabando. Agradecemos enormemente las contribuciones esenciales e innumerables de nuestras agencias asociadas.

“La misión de la DEA es hacer que nuestras comunidades sean más seguras y saludables, lo que significa llevar ante la justicia a las personas y organizaciones más peligrosas que trafican drogas [ilícitas] en los Estados Unidos y en todo el mundo”, dijo la administradora Anne Milgram de la Drug Enforcement Administration. “A través de los esfuerzos colectivos de la DEA y nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley, perseguimos sin descanso a personas, como la de aquí, que supuestamente lavó más de $30 millones [de dólares] en ganancias de drogas”.

“El resultado exitoso de esta compleja investigación, de varios años, se debe a la determinación tenaz de los hombres y mujeres dedicados de la Administración de Control de Drogas, que trabajan en estrecha colaboración con nuestros socios federales de aplicación de la ley”, dijo el agente especial a cargo J. Todd Scott, de la DEA, División de Louisville. “Continuaremos siendo implacables en nuestros esfuerzos para evitar que las organizaciones criminales transnacionales operen dentro de nuestras fronteras y utilizaremos todas las herramientas disponibles en nuestra misión para proteger al pueblo estadounidense”.

Cabe destacar que, el coacusado Tao Liu, de 46 años, de Hong Kong, ayudó a ejecutar el plan de lavado de dinero. A veces, Liu aceptaba dinero en efectivo a granel, en nombre de Xizhi Li, que luego depositaba en cuentas bancarias que él (Li) le proporcionaba. 

Se desprende de la información del Departamento de Justicia que, Xizhi Li fue objeto de una investigación encubierta, que duró meses, durante la cual intentó sobornar a lo que él creía que era un funcionario corrupto del Departamento de Estado de EE.UU. Para obtener pasaportes estadounidenses destinados a varias personas, incluido el propio Liu, que de otro modo no tenían derecho a usar o poseer tales documentos. Este funcionario, supuestamente corrupto, era en realidad un agente encubierto de la DEA. Liu acordó pagar $150.000 dólares, por pasaporte como parte de este esquema.

Es procedente indicar que Li se declaró culpable de conspiración para lavar dinero. Está programado para ser sentenciado el 26 de octubre y enfrenta una pena máxima de 20 años de prisión, así como una sentencia de decomiso de $10 millones de dólares. 

Un juez del tribunal de distrito federal determinará cualquier sentencia, después de considerar las Pautas de Sentencia de EE.UU. y otros factores estatutarios. 

Liu se declaró culpable de su papel en la conspiración y un cargo de soborno por separado el 14 de abril y fue sentenciado el 3 de agosto a siete años de prisión.

El 14 de abril, los coacusados ​​Jiayu Chen, de 46 años, de Brooklyn, Nueva York, y Jingyuan Li, de 49, de San Gabriel, California, se declararon culpables de sus papeles en la conspiración. El 20 de julio, Chen fue sentenciado a 60 meses de prisión y se le ordenó el decomiso de $2.8 millones de dólares.

Además, el 16 de junio, Eric Yong Woo, 43, de Alhambra, California, también se declaró culpable de su papel en la conspiración de lavado de dinero. Está previsto que sea sentenciado el 21 de septiembre y enfrenta una pena máxima de 20 años de prisión.

Finalmente, Jianxing Chen, de 40 años, de Belice, fue acusado subsiguientemente, por su presunta participación en esta conspiración de lavado de dinero y tráfico de drogas. Está pendiente de extradición, tras su arresto en Lima, Perú. Chen fue capturado con la ayuda significativa de la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL).

La División de Louisville, de la DEA, y la División de Operaciones Especiales de la DEA – Unidad de Investigaciones Bilaterales, están investigando este caso, con la ayuda de la Oficina de Inteligencia Especial, Unidad de Documentos, Medios de la DEA y las oficinas de la Administración de Control de Drogas, ubicadas en Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Houston, Omaha , Atlanta, Newark, Portland, Dallas, Ciudad de México, Mérida (México), Ciudad de Guatemala, Belmopan (Belice), Beijing, Hong Kong, Yakarta (Indonesia), Manila (Filipinas), Tokio, Seúl, Bangkok, Lima (Perú) y Canberra (Australia). Participaron además el Servicio de Seguridad Diplomática (DSS), del Departamento de Estado de EE.UU.Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de EE.UU., el Servicio de Inspección Postal de EE.UU. e Interpol.

Los fiscales federales adjuntos David A. Peters y Michael P. Ben’Ary y los abogados litigantes Kerry Blackburn, Mary K. Daly y Stephen A, la Sola de la Sección de Lavado de Activos y Recuperación de Activos del Departamento de Justicia están procesando el caso.

La Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia brindó una asistencia significativa, en conjunto a la Comisión de Inteligencia Criminal de Australia, la Policía Federal de Australia, el Departamento del Interior de Australia, la Policía Federal de México, la Policía Nacional Civil de Guatemala y la Policía de Nueva Zelanda también brindaron una asistencia significativa.

Este enjuiciamiento es parte de dos investigaciones del Grupo de Trabajo Antidrogas del Crimen Organizado (OCDETF), la OCDETF identifica, interrumpe y desmantela a los narcotraficantes, lavadores de dinero, pandillas y organizaciones criminales transnacionales de más alto nivel que amenazan a los Estados Unidos. Esto se lleva a cabo mediante el uso de un enfoque de múltiples agencias dirigido por fiscales, impulsado por inteligencia que aprovecha las fortalezas de las políticas federales, agencias de aplicación de la ley estatales y locales contra las redes delictivas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: