La OTAN apunta a líderes afganos por colapso del ejército


OIPOL Operativa en el mundo / Nota de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), 17 de agosto de 2021 / partes de la información es de VoaNews / Traducción y edición Oipol – Después de años de entrenamiento y miles de millones gastados en equipamiento, el colapso de las fuerzas de seguridad de Afganistán ha sorprendido al mundo. Según el secretario general de la OTAN, los líderes afganos son los responsables por dicho colapso.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo el martes 17 de agosto que el liderazgo de Afganistán fue responsable del rápido colapso del ejército local, pero señaló que la alianza debería aprender lecciones sobre cómo llevar a cabo el entrenamiento militar. 

Foto del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Imagen de VoaNews.

A continuación la transcripción de la conferencia del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, antes de una conferencia de prensa del día 17 de agosto 2021:

El Consejo del Atlántico Norte se ha reunido para discutir sobre Afganistán.

La situación es extremadamente grave e impredecible.

Kabul ha caído y los talibanes se han apoderado de la mayor parte del país.

Me entristece profundamente lo que veo que se desarrolla en Afganistán.

El enfoque de la OTAN en este momento es garantizar la salida segura del personal de los países aliados y socios y de los afganos que nos han ayudado.

La OTAN ha estado trabajando las veinticuatro horas del día para mantener las operaciones en el aeropuerto internacional de Kabul.

Alrededor de 800 miembros del personal civil de la OTAN se han quedado para desempeñar funciones clave en circunstancias muy difíciles. Incluyendo control de tráfico aéreo, combustible y comunicaciones y me gustaría agradecerles.

Permítanme agradecer también a las fuerzas militares de los aliados de la OTAN, en particular a Turquía, los Estados Unidos y el Reino Unido por su papel fundamental en la seguridad del aeropuerto. Las operaciones en el aeropuerto ahora se están reanudando gradualmente y durante la reunión de hoy (17/08), los aliados anunciaron que enviarán aviones adicionales.

También hemos mantenido nuestra presencia diplomática.

Nuestro representante civil senior, el embajador Pontecorvo y su equipo han estado trabajando en estrecha colaboración con los aliados y el resto de la comunidad internacional para coordinar y facilitar la evacuación y seguimos comprometidos a completar la [retirada], incluidas las de nuestros colegas afganos, lo antes posible.

Los talibanes deben respetar y facilitar la salida segura de todos aquellos que deseen hacerlo.

El aeropuerto, así como las carreteras y los pasos fronterizos, deben estar abiertos. Todos los hombres, mujeres y niños afganos merecen vivir con seguridad y dignidad.Debe haber una transferencia pacífica del poder a un gobierno inclusivo.

Un gobierno que no respeta los derechos fundamentales de todos los afganos y restablece el reino del miedo, corre el [peligro] de aislamiento internacional.

Estados Unidos acordó con los talibanes el año pasado que las tropas estadounidenses se retirarían en mayo y después de muchas rondas de consultas, todos los Aliados acordaron seguir la decisión.

Poner fin a nuestra misión militar no fue fácil, nos enfrentamos a un grave dilema. Irse y corre el riesgo de que los talibanes recuperen el control o quédese y arriesgue nuevos ataques y una [emprender una] misión de combate abierto.

Nunca tuvimos la intención de quedarnos en Afganistán para siempre. En los últimos años, de más de 100.000 soldados bajamos a menos de 10.000 y ahora a cero.

Pero lo que hemos visto en las últimas semanas fue un colapso militar y político a una velocidad que no se había anticipado.

Partes de las fuerzas de seguridad afganas lucharon con valentía, pero no pudieron asegurar el país. Porque, en última instancia, los líderes políticos afganos no lograron hacer frente a los talibanes ni lograr la solución pacífica que los afganos deseaban desesperadamente. Este fracaso, del liderazgo afgano, condujo a la tragedia que estamos presenciando hoy.

Al mismo tiempo, necesitamos tener una evaluación honesta y clara del propio compromiso de la OTAN en Afganistán.

A pesar de nuestra considerable inversión y sacrificio durante dos décadas, el colapso fue rápido y repentino. 

Hay muchas lecciones que aprender, pero también debemos reconocer los avances que hemos logrado.

Los aliados y socios de la OTAN fueron a Afganistán después del 11 de septiembre para evitar que el país sirviera como refugio seguro para que los terroristas internacionales, [que posibilitarían que nos atacaran].

En las últimas dos décadas, no ha habido ataques terroristas en suelo aliado organizados desde Afganistán. Quienes ahora toman el poder tienen la responsabilidad de garantizar que los terroristas internacionales no recuperen un punto de apoyo.

Los aliados tienen la capacidad y la vigilancia para hacer frente a futuras amenazas terroristas de Afganistán.

Gracias a nuestra presencia militar y al apoyo de la comunidad internacional, una nueva generación de hombres y mujeres ha crecido en un nuevo Afganistán. Capaz de recibir educación, participar en el proceso político, administrar sus propios negocios y disfrutar de una vibrante escena mediática.

El Afganistán de hoy es muy diferente al Afganistán de 2001, por lo tanto, esos logros no pueden revertirse fácilmente.

El mundo estará viendo, debe seguir apoyando un Afganistán estable y pacífico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: