Policía inglesa desmantela tráfico de personas desde Brasil


  • Dos encarcelados, por tráfico y explotación sexual de mujeres jóvenes 
Edani [izquierda] y Stanley [derecha]. Foto de la Policía Metropolitana de Londres.

Oipol Operativa en Reino Unidos, Londres, / Nota de Policía Metropolitana (Metropolitan Police Service),  31 de agosto de 2021  13:20  BST / Edición y traducción Oipol – Un hombre y una mujer han sido encarcelados después de que una investigación policial descubrió que estaban traficando con mujeres jóvenes desde Brasil a Londres para explotarlas como trabajadoras sexuales.

Shana Stanley, 29 (01.01.92) y Hussain Edani, 31 (20.05.90), ambos de Northolt Road, Harrow, fueron sentenciados en Harrow Crown Court el viernes 27 de agosto (2021).

Stanley fue sentenciado a tres años y siete meses, mientras que Edani fue sentenciado a ocho años y dos meses.

Cada uno de ellos se declaró culpable en el mismo tribunal el lunes 9 de agosto, de cuatro cargos de control de la prostitución. Además, Edani se declaró culpable de tres cargos de organizar / facilitar viajes con fines de explotación, mientras que Stanley se declaró culpable de dos cargos.

El tribunal escuchó que las mujeres brasileñas llegaron al Reino Unido esperando tomar un curso de inglés que duraría algunas semanas, con su vuelo, pasaportes, estudios y alojamiento pagados por Edani y Stanley.

Sin embargo, las mujeres pronto dejaron de asistir a los cursos y para ser explotadas como trabajadoras sexuales, con el fin de pagar los costos en que habían incurrido.

Se les ordenó ganar al menos £500 por día, a menudo teniendo entre 15 y 20 clientes por día, pero sólo se les pagaba un salario semanal de £250 a £300.

Se instalaron cámaras ocultas en las habitaciones de las víctimas y se les amenazó con enviar imágenes a sus familias, si no hacían lo que se les imponía.

Una de las víctimas le dijo a la policía que le “vendieron un sueño que se convirtió en una pesadilla”.

La investigación del Equipo de Explotación Infantil y Esclavitud Moderna del Met (Metropolitan Police Service) comenzó el 22 de marzo de 2020, cuando se llamó a la policía a una dirección en el sur de Harrow, donde una mujer les dijo a los oficiales que la tenían como esclava y que quería regresar a Brasil.

El tribunal escuchó que la víctima tuvo una discusión con su ‘gerente de línea’, Stanley, esa noche por dinero. Stanley dejó el piso, pero pronto regresó y tomó todo el dinero de la víctima, así como su pasaporte, antes de amenazarla. La víctima logró llamar a la policía y gritar pidiendo ayuda, pero Stanley la empujó y la llamada se cortó. Stanley se fue diciéndole que ella había “firmado su propia sentencia de muerte”. La víctima logró tomar fotos de Stanley, en su teléfono, antes de llamar a la policía. Los oficiales la atendieron y la resguardaron. La víctima les mostró a los oficiales la foto de Stanley y les dijo su nombre.

Una imagen más completa de la operación criminal de Edani y Stanley salió a la luz al día siguiente, cuando los detectives tomaron declaración a la víctima. La víctima comenzó a asistir al curso de inglés en Manchester antes de que Stanley la contactara y le pidiera que fuera a Londres.

Al día siguiente, Stanley la llevó de compras y pagó la ropa y la lencería antes de enviarla de regreso a Manchester. Poco después, regresó a Londres y conoció a Stanley, quien le dijo que ya no asistiría al curso. En cambio, le dieron un contrato para que lo firmara para ‘vender su cuerpo’, y le dijeron que si no lo firmaba no podría regresar a Brasil. La persona damnificada les dijo a los oficiales que en ese momento pensó que firmar el contrato era su única salida.

Según la declaración remitida por la Policía Metropolitana, la mujer brasileña fue  llevada a un apartamento en el sur de Harrow y le instalaron una cámara oculta en su habitación, que Stanley, dijo que era por su seguridad. También le dieron un teléfono móvil, que se le ordenó que no apagara, para poder rastrear sus movimientos.

Stanley le dijo que si no trabajaba según las instrucciones, terminaría sin hogar en las calles de Londres y nunca volvería a ver a su familia.

La información policial indica que, continuó trabajando hasta el 22 de marzo de 2020, cuando llamó a la policía tras su discusión con Stanley.

Al hablar con la víctima, los detectives pudieron identificar a otra mujer que había sido traficada desde Brasil por el dúo criminal y explotada como trabajadora sexual. Viajó con otra mujer y ambos habían creído que vendrían a estudiar inglés.

Se quedaron en un hotel en Heathrow durante varios días antes de reunirse con Stanley, quien dijo que los pondrían en un piso y usarían lencería comprada por ella y se reunirían con los clientes. Nuevamente se les dijo que debían ganar £500, al día, y que se les pagarían £250, a la semana, más £50 por comida, trabajando desde las 10 am/11 am hasta la medianoche.

Stanley también los llevó de compras y luego los fotografió con lencería para un anuncio en línea. Se les dieron teléfonos del trabajo, que de nuevo rastrearon sus movimientos y el número de Stanley se guardó como un contacto de “gerente”. La acción se trataba de comunicaciones a través de WhatsApp donde enviaban reservas de los clientes. También se instalaron cámaras en sus habitaciones y las mujeres creyeron que Stanley monitoreaba este circuito cerrado de televisión en su teléfono móvil.

De acuesto a las declaraciones recopiladas, a las mujeres no se les permitían hacer amistades y eran acompañadas al curso de inglés, al que pronto se les impidió asistir.

Ambas mujeres finalmente lograron escapar del agarre de Stanley y Edani.

El 15 de abril de 2020, los agentes ejecutaron tres órdenes de registro en direcciones de Wembley y arrestaron a Edani y Stanley. En estas direcciones, los detectives incautaron varios teléfonos móviles y documentación relacionada con el ‘negocio’ y las víctimas. Los detectives también encontraron un diagrama de la empresa, dibujado a mano, que tenía a Edani en la parte superior, Stanley debajo como “gerente” y luego “chicas” debajo.

En la dirección de Stanley, los agentes secuestraron varios artículos, incluidos teléfonos móviles, un diario con listas de precios, citas y varios envases de condones.

La documentación incautada llevó a los detectives a una cuarta víctima: una ciudadana del Reino Unido y estudiante de derecho, que fue reclutada antes que las víctimas brasileñas, por Edani con el pretexto de que podría conseguirle trabajo de modelo. Tuvo reuniones con Edani y Stanley, a quien ella creía que eran sus agentes de modelos, en hoteles de lujo en Londres y le dijeron que si se tomaba en serio el modelaje tendría que mudarse a Londres, dijo la damnificada.

Poco después se mudó a un apartamento en Wembley con Stanley y nuevamente la llevaron de compras, creyendo que la lencería era para una sesión de modelaje.

La víctima salió con amigos mientras esperaba el ‘trabajo’, con las salidas cubiertas por Stanley. Después de unas semanas, la víctima se encontró en la misma situación que las otras víctimas. Ella debía dinero y sin saber cómo salir de la situación, accedió a regañadientes a trabajar para Edani y Stanley. Logró irse en agosto de 2019.

Todas las víctimas les dijeron a los oficiales que Edani era el ‘jefe’ y Stanley era su ‘gerente de línea’, quien también publicaba anuncios en la web y organizaba clientes para ellos. El ‘negocio’ fue presentado como una agencia de acompañantes legales y si las mujeres optaban por ir más allá, por ejemplo, aceptando dinero por sexo, estaba fuera de su conocimiento.

Sin embargo, el tribunal escuchó que las víctimas no sólo trabajaban como esclavas sexuales, con el conocimiento de los acusados, sino también bajo su dirección y bajo su control.

Los registros bancarios de los acusados ​​mostraron que se depositaron miles de libras en efectivo, lo que muestra la ganancia financiera que obtuvieron al explotar a las víctimas.

El detective Constable Pete Brewster , oficial investigador, dijo: “Edani y Stanley atrajeron a sus víctimas con falsas promesas antes de manipularlas y explotarlas para su propio beneficio económico. No tenían absolutamente ninguna consideración por las víctimas o su bienestar, incluso obligándolas a trabajar muchas horas por muy poco a cambio, incluso cuando no se encontraban bien. Todo lo que les importaba era cuánto dinero podían ganar. “El Met sigue absolutamente comprometido a hacer todo lo posible para proteger a las mujeres y las niñas, incluidas aquellas que son explotadas por personas como Edani y Stanley”.

“Gracias al coraje y la valentía de las víctimas, pudimos reunir pruebas abrumadoras que dieron como resultado que Edani y Stanley no tuvieran otra opción que declararse culpables, evitando que hicieran daño a otros”, señaló Pete Brewster.

“El Met se toma muy en serio todos los informes sobre la esclavitud moderna y se compromete a enjuiciar a quienes se involucren en este pernicioso crimen. Animaría a cualquier persona, que haya sufrido este tipo de delitos, a que se ponga en contacto con la policía, donde serán tratados con sensibilidad y se investigará a fondo cualquier denuncia ”, terminó indicando el detective Brewster.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: