Agente chino es acusado de actuar ilegalmente en Estados Unidos


  • Hombre acusado de campaña de represión transnacional, mientras actuaba como agente ilegal del gobierno chino en los Estados Unidos

Oipol operando en Estados Unidos | Nota del Departamento de Justicia y del FBI, orden de publicación inmediata  marzo 30 de 2022 | Traducción y edición Oipol, marzo 31 de marzo 2022 – Un ciudadano chino está acusado en una denuncia penal, que se reveló el 30 de marzo de 2022 en el Distrito Sur de Nueva York, de conspirar para actuar en los Estados Unidos como agente ilegal de la República Popular China (RPC).

Según documentos judiciales, Sun Hoi Ying, también individuo conocido como Sun Haiying, de 45 años, de la República Popular China, desde al menos febrero de 2017 hasta febrero de 2022, actuó en los Estados Unidos como agente del gobierno de la República Popular China, sin notificar al Fiscal General de los Estados Unidos como exige la ley. 

“Este caso demuestra, una vez más, el desdén de la República Popular China por el estado de derecho y sus esfuerzos para coaccionar e intimidar a aquellos a los que ataca en nuestras costas, como parte de su Operación Fox Hunt”, indicó el Fiscal General Adjunto de Seguridad Nacional, Matthew G. Olsen. “El acusado supuestamente viajó a los Estados Unidos y reclutó a otros, incluido un oficial de la ley, para espiar y chantajear a sus víctimas. Tal conducta es tanto criminal como reprensible”.

“El gobierno de la República Popular China lanzó una campaña denominada ‘Operación Fox Hunt’, un complot global para reprimir la disidencia y repatriar por la fuerza a los llamados ‘fugitivos’, incluidos ciudadanos que viven legalmente en los Estados Unidos, mediante el uso de prácticas no autorizadas, unilaterales e ilegales. ”, afirmó el fiscal federal Damian Williams, para el Distrito Sur de Nueva York. “Alegamos que el Sr. Sun, como parte de esa campaña, intentó amenazar y obligar a una víctima a someterse a la voluntad de la República Popular China, incluso utilizando a un cómplice que es miembro de las fuerzas del orden de los Estados Unidos, para reforzar que la víctima no tenía otra opción que para cumplir con las demandas del gobierno de la República Popular China. Los cargos de hoy [30 de marzo] reflejan el compromiso continuo de esta oficina, trabajando mano a mano con nuestros socios en el FBI, para combatir la represión transnacional y llevar ante la justicia a quienes la perpetran”, aseveró Williams.

“El gobierno chino se aprovecha de nuestras libertades, que les niegan a sus propios ciudadanos, para promover su régimen autoritario y llama a las verdades [de] incómodas sobre su comportamiento rumores y mentiras”, dijo el subdirector Alan E. Kohler Jr., de la División de Contrainteligencia del FBI. “No hay nada falso en ver ejemplo tras ejemplo del comportamiento ilegal del gobierno chino aquí en los Estados Unidos. Insto a cualquier persona a que se comunique con el FBI, si cree que es víctima de las actividades ilegales de Fox Hunt, del gobierno chino”.

“Como se alega, Sun Hoi Ying, actuando bajo la dirección del gobierno de la República Popular China, participó en una variedad de actividades diseñadas para presionar a las personas en los Estados Unidos, para que regresen a la República Popular China para enfrentar los cargos presentados por el gobierno chino”, dijo el subdirector a Cargo, Michael J. Driscoll, de la Oficina de Campo de Nueva York del FBI. “Nuestro compromiso de proteger las libertades que disfrutan todos los residentes de los Estados Unidos es firme. La acción de hoy es el último ejemplo de nuestra determinación inquebrantable de combatir la represión transnacional en todas sus formas”.

Según documentos judiciales, el FBI ha estado involucrado en una investigación de personas que, trabajando bajo la dirección del gobierno de la República Popular China, se han involucrado en una campaña internacional, conocida alternativamente como «Operación Fox Hunt» y «Operación Skynet», para presionar a las personas ubicadas en los Estados Unidos y en otros lugares del mundo, con la finalidad de regresar a la República Popular China con el argumento de enfrentar cargos o llegar a acuerdos financieros con el gobierno de ese país.

Como se alega, desde aproximadamente octubre de 2016 hasta mayo de 2017, Sun realizó operaciones en los Estados Unidos, en nombre del gobierno de la República Popular China, con el objetivo de presionar, amenazar y recopilar información personal sobre las víctimas, bajo la Operación Fox Hunt. Entre otras cosas, como parte de sus operaciones y bajo la dirección del gobierno de la República Popular China, Sun contrató investigadores privados en los Estados Unidos para recopilar información personal sobre los objetivos de la Operación Fox Hunt, etiquetados como «fugitivos» por el gobierno de la República Popular China y proporcionó parte de esa información a su gobierno.

Según la denuncia, Sun proporcionó 35 nombres a un investigador privado (PI-1) que trabajaba en una empresa estadounidense (Firma-1) referente a personas descritas como “fugitivos” de la República Popular China, incluida la Víctima-1, que es un ciudadano estadounidense que anteriormente vivía en ese país (PRC), trabajaba en una empresa de propiedad de PRC y, posteriormente, el gobierno asiático lo acusó de malversación de fondos. Como se alega, PI-1 realizó vigilancia en la casa de Victim-1 y proporcionó un informe a Firm-1 y Sun. Para junio de 2018, el gobierno de la República Popular China (PRC) había difundido públicamente la información de identificación personal de la Víctima-1, incluidos los detalles del caso, una fotografía y la dirección de su casa, en los sitios web de los medios de comunicación basados ​​en en esa nación.

Mientras Sun recopilaba información sobre la Víctima-1 para el gobierno de la República Popular China, la hija de la Víctima-1 (Víctima-2), que es ciudadana estadounidense y estaba embarazada en ese momento, estuvo retenida contra su voluntad en el país asiático durante aproximadamente ocho meses. 

Aproximadamente en octubre de 2016, la Víctima 2, su cónyuge y su hijo menor intentaron salir de la República Popular China, para regresar a los Estados Unidos. Sin embargo, los funcionarios de aduanas de la RPC y un fiscal de ese país (Fiscal-1) le dijeron a la Víctima-2 que no podía irse y que estaba sujeta a una “prohibición de salida”. Si bien el cónyuge y el hijo menor de la Víctima-2 pudieron regresar a los Estados Unidos, se le dijo a la Víctima-2 que, dado que la Víctima-1 había cometido un delito, la «prohibición de salida» de la Víctima-2 era una consecuencia del “fugitivo” de la Víctima-1. estado. 

El fiscal de la República Popular China procedió de la siguiente forma: 

1- Le dijo además a la Víctima-2 que no se le permitiría salir de ese país, hasta que ayudara a que la Víctima-1 a regresara a la República Popular China, para resolver el caso penal de la Víctima-1; 

(2), que la Víctima-2 no debía discutir la “prohibición de salida” con el gobierno de Estados Unidos.

3- Que la Embajada de los Estados Unidos fue incapaz de abordar el estado de la Víctima-2 en la República Popular China. Cuando la Víctima-2 le explicó al Fiscal-1 que estaba embarazada y deseaba dar a luz a su bebé en los Estados Unidos, el Fiscal-1 le dijo a la Víctima-2 que daría a luz a su bebé en la República Popular China, si aún no se cumplían las condiciones para la «salida» / “prohibición” que se imponía.

Según la denuncia, alrededor del 1 de diciembre de 2019, Sun también buscó, localizó y se reunió con un objetivo de la Operación Fox Hunt (Víctima-3), en la ciudad de Nueva York, en coordinación con un coconspirador, que es local y además oficial de la ley de Estados Unidos. Durante la reunión, Sun amenazó y presionó a la víctima, incluso amenazando con que el gobierno de la República Popular China tomaría ciertas medidas adversas y de represalia si la víctima no cumplía con las demandas del gobierno asiático.

Sun está acusado de un cargo de conspiración para actuar como agente de un gobierno extranjero sin notificar al Fiscal General, que conlleva una sentencia máxima de cinco años de prisión. Un juez de un tribunal de distrito federal determinará cualquier sentencia después de considerar las Pautas de Sentencia de Estados Unidos y otros factores legales.

Los fiscales federales adjuntos Matthew JC Hellman y Kyle A. Wirshba, del Distrito Sur de Nueva York, están procesando el caso, con la valiosa asistencia proporcionada por el abogado litigante Scott Claffee, de la Sección de Control de Exportaciones y Contrainteligencia de la División de Seguridad Nacional.

La Oficina de Campo de Nueva York, del FBI, está investigando el caso.

Una denuncia es simplemente una acusación y se presume que todos los acusados ​​son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad, más allá de toda duda razonable en un tribunal de justicia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: