Sentencian a sujeto vinculado con atentados en el Reino Unido


  • Operación Venetic: actor del hampa culpable de ataque con ácido y complots para cegar a las víctimas
  • Un ejecutor del hampa ha sido condenado por lanzar un horrible ataque con ácido a una persona y conspirar para cegar a otras víctimas.
De izquierda a derecha: Jonathan Gordon, Stephen Wissett y Dylan Johnston

Oipol operando en Reino Unidos | Comunicación y fotos de la  Agencia Nacional del Crimen (NCA), 27 mayo 2022 | Traducción y edición Oipol – Jonathan Gordon, de 34 años, cobró 6.000 libras esterlinas por cometer un ataque con ácido y 10.000 libras esterlinas por atentar contra varias personas. Recibió instrucciones de un jefe, no identificado, perteneciente a un grupo del crimen organizado (OCG) en la plataforma de comunicaciones encriptadas EncroChat.

Estuvo a punto de cegar a un hombre, después de arrojarle un contenedor de ácido en la cara, además planeó más ataques, organizó un tiroteo en la casa de otro hombre y participó en otros dos tiroteos callejeros en Liverpool, uno de los cuales voló la ventana del dormitorio de la casa de una pareja de OAP.

El 14 de abril de 2019, la primera víctima salió de su casa en Milton Street, St Helens, para sacar un cargador de su automóvil. Gordon, que usaba el identificador Valued Bridge en EncroChat, lo estaba esperando y le arrojó un recipiente de ácido en la cara.

La víctima quedó temporalmente ciega, pero recuperó la vista meses después, con un tratamiento médico.

Durante un procedimiento de identificación, realizado por las autoridades, la persona damnificada por el atentado escogió a Gordon como su atacante de Kirkdale, Liverpool, ( un barrio situado en esa ciudad).

EncroChat se eliminó en 2020 y las fuerzas del orden internacionales pudieron acceder a los mensajes que habían enviado los delincuentes vinculados en este caso. 

La comunicación de la  Agencia Nacional del Crimen, fechada el 27 mayo 2022 señala que: “la NCA lanzó la Operación Venetic, como respuesta de las fuerzas del orden del Reino Unido, para el desmantelamiento de EncroChat”.

Mensajes, previamente encriptados, mostraban que Gordon, quien era miembro de la ‘Mafia Deli’, en Liverpool, y traficante de drogas convicto, estaba recibiendo instrucciones de un jefe del crimen organizado, que aún no ha sido identificado. Él y Gordon planearon un segundo ataque con ácido a un hombre en Blackpool y un tercer ataque a un hombre en Warrington.

El ataque de Blackpool se canceló porque estaba previsto que ocurriera durante el primer cierre originado por la pandemia del COVID-19, cuando las carreteras estaban vacías y los delincuentes estaban preocupados, porque la policía detectar el automóvil robado, en que se movilizaban.

El 6 de abril de 2020, Gordon y sus cómplices Dylan Johnston, de 27 años, y Stephen Wissett, de 28, condujeron un Ford Fiesta robado a Birtles Road, Warrington y planearon arrojar ácido a un hombre que vivía allí. Al ver que la casa tenía cámaras de seguridad, abandonaron la ejecución del ataque y decidieron regresar al día siguiente disfrazados. Pero al día siguiente, 7 de abril, mientras se encontraban en Liverpool, los tres delincuentes fueron abordados por agentes de una patrulla. Gordon, Johnston y Wissett se dieron a la fuga, pero el automóvil fue incautado y se evitó el atentado.

El examen forense encontró el ADN de Wissett en una botella de Lucozade, en el volante y un par de guantes. El ADN de Johnston se halló en otro par de guantes.

El jefe del crimen no se dejó intimidar por el intento fallido del 7 de abril y quería que Gordon volviera a Birtles Road con el fin de «doblar la apuesta» y «cocinara» a la víctima prevista con el ácido. Pero los investigadores de la NCA, que trabajaron con la policía de Merseyside, la policía de Cheshire y la ROCU del noroeste descubrieron, a través de los mensajes de EncroChat, que anteriormente se había dejado abandonada una granada en el jardín delantero de la casa en Birtles Road, Warrington. Usando la inteligencia de EncroChat, los oficiales de la NCA se organizaron para que el escuadrón antibombas realizara una explosión controlada de la granada el día 14 de abril.

Debido a esto, el OCG detuvo el ataque con ácido porque era obvio que la policía se estaba investigando. Gordon todavía discutió el ataque con ácido planeado y le dijo a su jefe: «Se está quedando ciego, hermano».

Los mensajes de EncroChat también mostraron que Gordon había estado involucrado en un tiroteo callejero el 24 de enero de 2020, con un hombre desconocido.

La evidencia de las antenas celular mostró que el teléfono móvil de Gordon estaba en Wilburn Street, Liverpool, alrededor de la medianoche y este también le envió un mensaje a su jefe diciendo que «dejó un clip en la calle». Los oficiales que asistieron a la escena encontraron una puerta de entrada abierta de una patada con el ADN de Gordon en ella y en la manija de la puerta trasera.

Los mensajes recuperados también mostraron que Gordon estuvo involucrado en otro tiroteo con un atacante desconocido el 25 de mayo de 2020. A las 11:45 p.m., el hombre se acercó a Gordon en una bicicleta eléctrica e intercambiaron disparos: una bala de la pistola Grand Power de Gordon atravesó la ventana del dormitorio de la casa de una pareja de ancianos en Carisbrooke Road, Liverpool. Posteriormente, Gordon le dijo a su jefe en EncroChat que había perdido su Gran Poder y le envió una imagen de un artículo periodístico sobre el tiroteo. Su mano era visible en la foto y un experto en huellas dactilares comparó su palma con la palma de la foto y revelado que ambas eran de Gordon.

Jonathan Gordon también estuvo involucrado en un complot para disparar contra una propiedad en Reaper Close, Warrington, el 20 de marzo de 2020. Él y su cómplice Dylan Johnston, de 27 años, organizaron un equipo para atentar contra las ventanas de una casa aplicando rafagas de bala desde un vehículo. Los registros telefónicos vincularon a los dos hombres llamándose en los minutos posteriores al ataque. Los forenses demostraron que las balas provenían de la misma arma involucrada en el tiroteo de Wilburn Street.

El día 26 de mayo de 2022, por la tarde, Gordon y Johnston fueron declarados culpables por un jurado en el Tribunal de la Corona de Liverpool.

Wissett, de Ellesmere Port, Cheshire, sin domicilio fijo, ya había admitido conspiración para cometer GBH; se determinó que eran parte del equipo que planeaba arrojar ácido en la cara de una víctima.

El 15 de junio de 2022 se previó la sentencia. El juez David Aubrey afirmó que la crueldad de Gordon no conocía límites.

Ben Rutter, Jefe de Operaciones de la NCA, indicó: “doy testimonio a la víctima en este caso, le agradezco su valentía y apoyo para ayudarnos a llevar a Jonathan Gordon ante la justicia. La víctima sufrió lesiones que le cambiaron la vida y no se puede subestimar el costo físico y mental de su ataque. Jonathan Gordon es un delincuente extremadamente peligroso. Sus acciones fueron excepcionalmente malvadas, no pensó en cegar a las víctimas por dinero. Trajo un nivel realmente alto de daño a las calles como ejecutor de su OCG y es una suerte que nadie haya muerto en su uso caótico e imprudente [uso] de armas de fuego.

Por último Ben Rutter aseveró: “felicito a los oficiales investigadores de la Agencia Nacional del Crimen, la Policía de Merseyside y la Policía de Cheshire. Esta fue una investigación larga y compleja que abarcó varios años y los oficiales trabajaron incansablemente para garantizar que la evidencia recopilada no dejara dudas al jurado sobre la culpabilidad de Gordon”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: