Guardia Nacional de Connecticut entrena en el sur de América


Guardia Nacional de Connecticut, realizan capacitación sobre IED en Uruguay 


Oipol operando en América del Sur | Comunicación Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM), por el Mayor David Pytlik Oficina de Asuntos Públicos de la Guardia Nacional de Connecticut, agosto 03 de 2022 | Traducción y edición Oipol, agosto 04 de 2022  – Hartford, Conn. – Siete miembros del 192.° Batallón de Ingenieros realizaron entrenamiento contra artefactos explosivos improvisados ​​con el Ejército de uruguayo, en Montevideo, Uruguay, del 15 al 25 de julio, como parte de un intercambio bilateral entre los dos socios.

La Guardia Nacional de Connecticut y Uruguay han sido socios bajo el Programa de Asociación Estatal de la Oficina de la Guardia Nacional del Departamento de Defensa desde el año 2000.

“Fue increíble ver este lado de la Guardia”, dijo el Sargento Primero Nathan Carrasquillo, especialista en comunicación, asignado al 192 Batallón. “No somos sólo la Guardia Nacional de Connecticut, cuando estuvimos allí, representamos a los Estados Unidos, representamos al Ejército de los Estados Unidos [y] estábamos desempeñando un papel, [el] más importante. Estábamos haciendo algo mucho más grande que nosotros mismos, estábamos literalmente fomentando una amistad con otra nación, una nación socia, para mostrarles que nos preocupamos por ellos [y] ellos se preocupan por nosotros. Somos lo mismo; tenemos muchas similitudes”.

El grupo trabajó con instructores del ejército uruguayo y una estructura de rango diversa, de más de 30 soldados uruguayos, que se prepararon para desplegarse en África y Siria, con el objetivo de apoyar las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU. Los soldados eran en su mayoría suboficiales y oficiales subalternos que representaron a la artillería, infantería, buzos, los entrenadores de K-9, ingenieros y las especialidades de blindados.

Establecer las condiciones de aprendizaje desde el principio fue fundamental para el Sargento Primero Ernesto Ríos Soto, suboficial a cargo del equipo. 

“Estamos aquí para mostrarles una forma de hacer las cosas, no la manera de hacer las cosas y esto será liderado colectivamente, no se lo diremos nosotros”, afirmó Rios Soto. “Vamos a aprender de ustedes tanto como ustedes aprendan de nosotros. Es un esfuerzo de grupo y vamos a aprender juntos”.

La comunicación del Comando Sur de los Estados Unidos señala que hubo dos días de educación en el aula y tres días de ejercicios prácticos en campo. En dos equipos, los soldados maniobraron a lo largo de un carril de dos millas, reaccionando a los artefactos explosivos improvisados ​​y las emboscadas, en desafíos cada vez más complejos.

“Compartimos nuestras experiencias y conocimientos sobre la colocación de IED, qué buscar, indicadores, protocolos de las “C” (comprobar, confirmar, despejar, acordonar y controlar)”, explicó el sargento Ismael Gutiérrez, ingeniero de combate y operador de equipo pesado asignado a la 250ª Compañía de Ingenieros. “Lo encuentras, ¿entonces qué? Tienes que borrarlo y pasar por todo el proceso de qué hacer con el IED, una vez que se encuentra. El primer día lo hicimos como un caracol, el segundo día hicimos un gateo, una caminata, luego el último día; envío completo”.

El grupo de la 192.a División de Ingenieros aportó mucha experiencia de la vida real al intercambio.

“Me uní en 2009 y estuve en servicio activo en dos despliegues de combate con mi unidad con base en Fort Drum”, indicó Gutiérrez. “Estábamos entrenando para la escuela Sapper, así que se aseguraron de que yo supiera mucho sobre explosivos, demo (cálculos) y todo eso. En mi segundo despliegue, limpiamos la ruta, por lo que me familiaricé mucho y me familiaricé con los explosivos de alta potencia”.

Uruguay es el mayor contribuyente per cápita a las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, por lo que el intercambio tuvo beneficios tangibles que podrían salvar vidas.

“Hacen operaciones de mantenimiento de la paz todo el tiempo y en realidad nunca han estado expuestos a este tipo de amenazas en los lugares a los que están acostumbrados, como el Congo”, indicó Rios Soto. “Ahora, al estar en Siria, la amenaza (de los artefactos explosivos improvisados) es más real cuando están patrullando. 

“Regresé un poco y expliqué sobre nuestras [tácticas, técnicas y procedimientos], sobre cómo se nos ocurrió esto en 2003 y cómo aprendimos de esta manera, lamentablemente a través de la experiencia y queremos compartir esto con ustedes. ,» expresó el Sargento Primero.

Cuando se le preguntó qué deberían saber los soldados y aviadores de la Guardia sobre el intercambio SPP, Ríos Soto enfatizó que se trataba de un viaje de trabajo, no de vacaciones.

“La pasas bien, pero es más trabajo del que normalmente hacemos durante el entrenamiento anual”, dijo. “Los participantes estaban ávidos de conocimiento y siempre querían más, más y más, por lo que constantemente nos pusimos a su disposición durante cada fase de la capacitación y durante el poco tiempo de inactividad que teníamos”, agregó Ríos Soto.

La pandemia de COVID-19 limitó los intercambios bilaterales a compromisos virtuales, pero la interacción cara a cara es más efectiva y permite trabajar en temas sustantivos como la lucha contra los artefactos explosivos improvisados.

“Para mí, realmente importa”, añadió Rios Soto. “Es más grande que yo, o nuestro batallón, o Connecticut. Es una misión internacional, estoy muy orgulloso de hacer esta misión y la haré en cualquier momento, tantas veces como pueda, porque siento que marca la diferencia”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: