Justicia estadounidense condena a espía del terrorismo global


  • Lingüista del Departamento de Defensa sentenciado a 23 años de prisión por transmitir información clasificada de defensa nacional para ayudar a un gobierno extranjero

Oipol Operativa en Estados Unidos / Nota del Departamento de Justicia / Edición y traducción de Oipol – Mariam Taha Thompson, de 62 años, de Rochester, Minnesota, fue sentenciada el día 23 a 23 años de prisión por entregar información clasificada de defensa nacional para ayudar a un gobierno extranjero. 

Como parte de su declaración de culpabilidad del 26 de marzo, Thompson admitió que creía que la información clasificada de defensa nacional que estaba suministrando a un ciudadano libanés se proporcionaría a Hezbollah, considerada una organización terrorista extranjera.

“La sentencia de Thompson refleja la seriedad de su violación de la confianza del pueblo estadounidense, poniendo en peligro las fuentes humanas, de las tropas que trabajaron a su lado como amigos y colegas”, dijo el Secretario de Justicia Auxiliar John C. Demers del Departamento de Justicia (División de Seguridad Nacional). “Que Thompson le pasara los secretos sensibles de nuestra nación a alguien que sabía que tenía vínculos con el Hezbolá hizo que su traición fuera aún más seria. La sentencia de Thompson debe ser una advertencia clara para todos, los violen su juramento a este país. Esto no se tomarán a la ligera, especialmente cuando ponen vidas en riesgo “.

“La decisión del acusado de ayudar a una organización terrorista extranjera fue una traición que puso en peligro la vida de los mismos hombres y mujeres estadounidenses en el campo de batalla que habían servido a su lado durante más de una década”, dijo el fiscal federal interino Channing D. Phillips para el distrito. de Columbia. “Dejemos que la sentencia de del 23 de junio sirva para advertir que hay graves consecuencias para cualquiera que traicione a este país al comprometer la información de defensa nacional”.

“Este caso debe servir como un claro recordatorio para todos aquellos a quienes se les ha confiado información de defensa nacional, de que la divulgación unilateral de dicha información, para beneficio personal o de otros, no es desinteresada ni heroica; es criminal ”, dijo el subdirector Alan E. Kohler, Jr. de la División de Contrainteligencia del FBI. “Al distribuir a sabiendas información clasificada que se pasaría a una organización terrorista extranjera, Mariam Thompson puso en peligro nuestra defensa nacional. Los hombres y mujeres del FBI continuarán trabajando incansablemente para derrotar las actividades de inteligencia hostiles que tienen como objetivo los Estados Unidos y hacer que los que ayudan a nuestros adversarios rindan cuentas ”.

“A Thompson se le confió información muy sensible y ella eligió traicionar a su país, al proporcionar información de defensa clasificada a una organización terrorista extranjera”, dijo el subdirector a cargo Steven M. D’Antuono de la oficina de campo del FBI en Washington. “La importante sentencia muestra el trabajo dedicado del FBI, la Comunidad de Inteligencia de EE.UU. y nuestros socios globales para trabajar rápida y diligentemente para salvaguardar nuestra información de seguridad nacional y responsabilizar a aquellos que rompen la confianza de nuestra nación”.

Según documentos judiciales, Thompson trabajaba como lingüista contratada en una instalación militar estadounidense en el extranjero, donde se le confió una autorización de seguridad del gobierno de alto secreto. Thompson admitió que, a partir de 2017, comenzó a comunicarse con su cómplice, mediante un chat de video, en una aplicación segura de mensajería de texto y voz. Con el tiempo, Thompson desarrolló un interés romántico por su persona. Thompson se enteró de que el co-conspirador tenía un familiar que estaba en el Ministerio del Interior libanés y que el sujeto afirmó haber recibido un anillo de Hassan Nasrallah, el secretario general (libanés) de Hezbollah.

Comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán, Qasem Suleimani

En diciembre de 2019, mientras Thompson fue asignado a una instalación de la Fuerza de Tarea de Operaciones Especiales en Irak, Estados Unidos lanzó una serie de ataques aéreos en Irak contra Kataeb Hezbollah, organización terrorista extranjera respaldada por Irán. Estos ataques aéreos culminaron en una ofensiva del 3 de enero de 2020, que resultó en la muerte del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán, Qasem Suleimani, así como del fundador de la organización terrorista, Abu Mahdi al-Muhandis.

Tras la muerte de Suleimani, el co-conspirador comenzó a pedirle a Thompson que les proporcionara información sobre los que habían ayudado a Estados Unidos a atacar a Suleimani. Thompson admitió que entendía que “ellos” eran el Hezbolá, en el libano, incluido un comandante militar de alto rango no identificado.

Después de recibir esta solicitud de información, a principios de enero de 2020, Thompson comenzó a acceder a docenas de archivos relacionados con fuentes de inteligencia, incluidos nombres verdaderos, datos de identificación personal, información de antecedentes y fotografías de los agentes operativos, así como cables que detallando la información de los activos, proporcionados a el gobierno de los Estados Unidos. Thompson utilizó varias técnicas para transmitir esta información al co-conspirador, que no fue acusado, quien dijo que estaban complacidos con los datos suministrados y que el comandante militar libanés de Hezbollah quería reunirse con Thompson cuando ella llegara al Líbano.

Cuando fue arrestada por el FBI el 27 de febrero de 2020, Thompson había utilizado su acceso a datos clasificados de defensa nacional para proporcionar a su co-conspirador las identidades de al menos ocho agentes infiltrados; al menos 10 objetivos estadounidenses, múltiples tácticas, técnicas y procedimientos. 

Mariam Taha Thompson tenía la intención y  también tenía motivos para creer que esta información clasificada de defensa nacional se utilizaría para perjuicio de Estados Unidos y para beneficio del Hezbolá libanés.

La sentencia del día 23 de junio fue el resultado de la cooperación significativa entre la policía, el Departamento de Defensa y la comunidad de inteligencia en la resolución exitosa de esta investigación dirigida por la Oficina de Campo del FBI en Washington.

Los abogados litigantes de la División de Seguridad Nacional, Jennifer Kennedy Gellie, perteneciente la Sección de Contrainteligencia y Control de Exportaciones, Jennifer Levy de la Sección de Contraterrorismo y el Fiscal Federal Auxiliar Especial John Cummings, para el Distrito de Columbia, procesaron este caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: