Arrestos en Nueva York por supuesta conspiración para lavar dinero


  • Dos arrestados por supuesta conspiración para lavar USD 4.500 millones en criptomonedas robadas
  • El gobierno incautó USD 3.600 millones en criptomonedas robadas directamente relacionadas con hackeo de 2016 a una casa de cambio virtual

Oipol operando en Estados Unidos | Nota, foto y video de la Fiscal General Adjunta, Attorney General Lisa O. Monaco, Departamento de Justicia (Department Of Justice), martes, 8 de febrero de 2022 | Traducción y edición Oipol – Dos personas fueron arrestadas en la mañana del día 8 de febrero, en Manhattan, por una supuesta conspiración para lavar criptomonedas que fueron robadas durante el hackeo de Bitfinex en 2016, un casa de cambio de monedas en modo virtual, actualmente valorado en aproximadamente $ 4.5 mil millones. Hasta el momento, las fuerzas del orden han incautado más de 3.600 millones de dólares en criptomonedas vinculadas a ese hackeo.

“Los arrestos de hoy y la incautación financiera más grande jamás realizada por el departamento muestran que las criptomonedas no son un refugio seguro para los delincuentes”, señaló la fiscal general adjunta Lisa O. Monaco. “En un esfuerzo inútil por mantener el anonimato digital, los acusados ​​lavaron fondos robados a través de un laberinto de transacciones en criptomonedas. Gracias al trabajo meticuloso de las fuerzas del orden público, el departamento demostró una vez más cómo puede y seguirá el rastro del dinero, sin importar la forma que tome”.

“Hoy, la aplicación de la ley federal demuestra una vez más que podemos rastrear el dinero a través de la cadena de bloques y que no permitiremos que las criptomonedas sean un refugio seguro para el lavado de dinero o una zona de anarquía dentro de nuestro sistema financiero”, dijo el fiscal general adjunto Kenneth A. Cortés Jr. de la División Criminal del Departamento de Justicia. “Los arrestos de hoy muestran que tomaremos una posición firme contra aquellos que supuestamente intentan usar monedas virtuales con fines delictivos”.

Ilya Lichtenstein, de 34 años y su esposa, Heather Morgan, de 31, ambos de Nueva York, Nueva York, comparecieron, por primera vez, ante un tribunal federal el mismo día 8 de febrero de 20222 a las 3:00 p. m. en Manhattan.

Según documentos judiciales, Lichtenstein y Morgan presuntamente conspiraron para lavar las ganancias de 119.754 bitcoins que fueron robados de la plataforma de Bitfinex después de que un hacker violara los sistemas de Bitfinex e iniciara más de 2.000 transacciones no autorizadas. Esas transacciones no autorizadas enviaron los bitcoins robados a una billetera digital bajo el control de Lichtenstein. Durante los últimos cinco años, aproximadamente 25.000 de esos bitcoins robados fueron transferidos fuera de la billetera de Lichtenstein a través de un complicado proceso de lavado de dinero que terminó con el depósito de algunos de los fondos robados en cuentas financieras controladas por Lichtenstein y Morgan. El resto de los fondos robados, que comprenden más de 94.000 bitcoins, permanecieron en la billetera utilizada para recibir y almacenar las ganancias ilegales del hackeo. 

Después de la ejecución de órdenes de allanamiento autorizadas por el tribunal de cuentas en línea, controladas por Lichtenstein y Morgan, agentes especiales obtuvieron acceso a archivos dentro de una cuenta en línea controlada por Lichtenstein. Esos archivos contenían las claves privadas requeridas para acceder a la billetera digital que recibió directamente los fondos robados de Bitfinex y permitió a los agentes especiales incautar y recuperar legalmente más de 94,000 bitcoins, que habían sido robados a Bitfinex. Los bitcoins recuperados estaban valorados en más de 3.600 millones de dólares en el momento de la incautación, permitiendo que agentes especiales incautaran y recuperaran legalmente más de 94.000 bitcoins que habían sido robados de Bitfinex. 

“La criptomoneda y los intercambios de moneda virtual que se comercializan en ella comprenden una parte en expansión del sistema financiero de Estados Unidos, pero los robos de moneda digital ejecutados a través de esquemas complejos de lavado de dinero podrían socavar la confianza en la criptomoneda”, afirmó el fiscal federal Matthew M. Graves para el Distrito de Columbia. “El Departamento de Justicia y nuestra oficina están listos para enfrentar estas amenazas mediante el uso de técnicas de investigación del siglo XXI para recuperar los fondos robados y responsabilizar a los perpetradores”.

La denuncia penal alega que Lichtenstein y Morgan emplearon numerosas técnicas sofisticadas de lavado, incluido el uso de identidades ficticias para configurar cuentas en línea; utilizar programas informáticos para automatizar transacciones, una técnica de lavado que permite que se realicen muchas transacciones en un corto período de tiempo; depositar los fondos robados en cuentas en una variedad de casas de cambio virtuales, mercados darknet y luego retirar los fondos, lo que desvía el rastro del historial de transacciones al romper el flujo de fondos; convertir bitcoin a otras formas de moneda virtual, incluida la moneda virtual mejorada con anonimato (AEC), en una práctica conocida como «salto de cadena» y el uso de cuentas comerciales con sede en los Estados Unidos para legitimar su actividad bancaria.

“En un esquema metódico y calculado, los acusados ​​presuntamente lavaron y disfrazaron su gran fortuna”, dijo el jefe Jim Lee de Investigación Criminal del IRS (IRS-CI). “Los agentes especiales de la Unidad de Delitos Cibernéticos del IRS-CI han desentrañado una vez más una sofisticada técnica de lavado, lo que les permite rastrear, acceder y confiscar los fondos robados, lo que ha significado la mayor incautación de criptomonedas hasta la fecha, valorada en más de $3.6 mil millones”.

“Los delincuentes siempre dejan huellas, y el caso de hoy es un recordatorio de que el FBI tiene las herramientas para seguir el rastro digital, dondequiera que conduzca”, señaló el subdirector del FBI, Paul M. Abbate. “Gracias al trabajo persistente y dedicado de nuestros equipos de investigaciones del FBI y socios encargados de hacer cumplir la ley, podemos descubrir el origen de incluso los esquemas más sofisticados y hacer justicia a quienes intentan explotar la seguridad de nuestra infraestructura financiera”.

“Los delitos financieros atacan el núcleo de nuestra seguridad nacional y económica. Con un ataque de esta magnitud, la colaboración de los sectores público y privado es crucial para garantizar la confianza continua del consumidor en nuestro sistema financiero”, dijo Steve Francis, Director Ejecutivo Asociado Interino de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI). “Ilya Lichtenstein y su esposa Heather Morgan intentaron subvertir el comercio legítimo para sus propios fines nefastos, operando con anonimato percibido. La acción de hoy demuestra el compromiso y la capacidad de HSI para trabajar con un conjunto de personas dispuestas a desentrañar estos esquemas de fraude técnico e identificar a los perpetradores, independientemente de dónde operen”.

Lichtenstein y Morgan están acusados ​​de conspiración para cometer lavado de dinero, que conlleva una pena máxima de 20 años de prisión y conspiración para defraudar a Estados Unidos, que conlleva una pena máxima de cinco años de prisión. Un juez de un tribunal de distrito federal determinará cualquier sentencia después de considerar las Pautas de Sentencia de Estados Unidos y otros factores legales.

La investigación fue dirigida por la Unidad de Delitos Cibernéticos de la Oficina de Campo de Washington, DC del IRS-CI, la Oficina de Campo de Chicago del FBI y HSI de Nueva York. El Departamento de Policía de Ansbach, en Alemania, brindó asistencia durante esta investigación.

Están a cargo de la acusación en el caso los abogados litigantes Jessica Peck y C. Alden Pelker de la Sección de Delitos Informáticos y Propiedad Intelectual del Departamento de Justicia, como también el fiscal federal adjunto Christopher B. Brown de la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito de Columbia. Los especialistas paralegales Angela De Falco y Brian Rickers y la asistente legal Jessica McCormick brindaron una valiosa asistencia. La abogada litigante Christen Gallagher de la Oficina de Asuntos Internacionales, las Oficinas de los Fiscales Federales para el Distrito Este de Pensilvania y el Distrito Sur de Nueva York, HSI de Filadelfia, y la exfiscal federal adjunta Jessica C. Brooks también brindaron asistencia significativa.

Una denuncia es simplemente una acusación y se presume que todos los acusados ​​son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad más allá de toda duda razonable en un tribunal de justicia.

Vídeo del Departamento de Justicia, en idioma inglés:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: