Acción contra el narcoterrorismo del Cártel de Sinaloa


Tras la captura de Ovidio Guzmán, quiénes son los tres hijos de “El Chapo” siguen libres.

La herencia del cabecilla mexicano  ahora recae en manos de tres de sus hijos: Archivaldo Guzmán Salazar, Jesús Alfredo Guzmán Salazar y Joaquín Guzmán López.

Hijos de Joaquín Guzmán Loera alias “El Chapo” imputados también por narcotráfico en Estados Unidos.


OIPOL operando en Estados Unidos y México | Comunicación y fotos Departamento de Justicia (DoJ)| Traducción y edición OIPOL Enero 09 de 2023En una comunicación del jueves de 21 de febrero de 2019 el Departamento de Justicia de Estados Unidos indicaba que: en febrero de 2019 se reveló una acusación contra Joaquín Guzmán López y Ovidio Guzmán López, acusándolos de conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana para su importación a los Estados Unidos. Los hermanos Guzmán López, localizados en 2019 en México, son hijos de Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, quien fue condenado por un jurado en el Distrito Este de Nueva York por su papel como líder del Cártel de Sinaloa.

El fiscal general adjunto Brian A. Benczkowski de la División Criminal del Departamento de Justicia y el agente especial a cargo Scott Brown de la Oficina de Campo de Arizona de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos hicieron el anuncio en ese momento.

Joaquín Guzmán López, de 34 años, y Ovidio Guzmán López, de 28, fueron acusados ​​(febrero de 2019) de un cargo donde se alegaba que desde abril de 2008 o alrededor de esa fecha hasta abril de 2018, conspiraron para distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana desde México y otros lugares para su importación a los Estados Unidos. Este caso fue asignado al Juez Federal de Distrito Rudolph Contreras.

El proceso fue investigado por HSI. Este caso también es el resultado de los esfuerzos continuos de las Fuerzas de Trabajo para el Control de Drogas y el Crimen Organizado (OCDETF, por sus siglas en inglés), una asociación que reúne la experiencia combinada, junto a las habilidades únicas de las agencias de aplicación de la ley federales, estatales y locales. La misión principal del programa OCDETF es identificar, interrumpir, desmantelar y enjuiciar a miembros de alto nivel de organizaciones y empresas de tráfico de drogas, tráfico de armas y lavado de dinero.

Una acusación es simplemente una acusación y se presume que el acusado es inocente hasta que se pruebe su culpabilidad más allá de toda duda razonable en un tribunal de justicia.

Los abogados litigantes Anthony Aminoff y Anthony Nardozzi de la Sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas (NDDS) de la División Criminal procesaron el caso.

Es procedente indicar que el flujo de tráfico de narcóticos continúa hasta la actualidad y que la captura de Ovidio Guzmán es sólo una acción de una gigante operación de guerra contra las organizaciones narcoterroristas que inundan los países de sustancias letales.  

Informe vinculado

Comunicación del Departamento de Justicia del martes, 12 de febrero de 2019: Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa, condenado por dirigir una empresa criminal continúa y con otros cargos relacionados con las drogas.

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, conocido por varios alias, incluidos “El Chapo” y “El Rápido”, fue condenado el 12 de febrero de 2019 por un jurado federal en Brooklyn, Nueva York, por ser el operador principal de una empresa criminal continua: el sindicato del crimen organizado mexicano, conocido como el Cártel de Sinaloa, fue culpado por un cargo que incluye 26 violaciones relacionadas con drogas y una conspiración para asesinar. Guzmán Loera fue declarado culpable de los 10 cargos de una acusación formal superior, incluido el tráfico de narcóticos, el uso de un arma de fuego para promover sus delitos de drogas y la participación en una conspiración de lavado de dinero. El veredicto siguió a un juicio de 12 semanas ante el juez federal de distrito Brian M. Cogan. Guzmán Loera enfrenta en este momento una sentencia obligatoria de cadena perpetua, sentencia programada en ese momento para el 25 de junio de 2019.

En ese año el fiscal general interino Matthew G. Whitaker, la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos Kirstjen Nielsen, el fiscal general adjunto Brian A. Benczkowski de la División Penal del Departamento de Justicia, el fiscal federal Richard P. Donoghue para el Distrito Este de Nueva York, la fiscal federal Ariana Fajardo Orshan para el Distrito Sur de Florida, el administrador interino Uttam Dhillon de la Administración de Control de Drogas (DEA), el director del FBI Christopher Wray, el director asociado ejecutivo Derek Benner de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y el alguacil interino de Bryan T. Mullee del Distrito Este de Nueva York, anunció el veredicto en 2019.

La evidencia en el juicio:

Como se demostró en el juicio, Guzmán Loera era uno de los principales líderes del Cártel de Sinaloa, hoy operado por sus hijos, una organización internacional de tráfico de drogas con sede en México, responsable de importar y distribuir grandes cantidades de cocaína, marihuana, metanfetamina y heroína a los Estados Unidos. La evidencia en el juicio, incluido el testimonio de 14 personas que cooperaron; incautaciones de estupefacientes por un total de más de 130.000 kilogramos de cocaína y heroína; armas, incluidos AK-47 y un lanzagranadas propulsadas por cohetes; libros de contabilidad; mensajes de texto; vídeos; fotografías y grabaciones interceptadas, detallaron la actividad de narcotráfico de Guzmán Loera y sus cómplices durante un período de 25 años desde enero de 1989 hasta diciembre de 2014. Los testigos se refirieron repetidamente a Guzmán Loera como uno de los líderes del Cártel de Sinaloa.

Guzmán Loera supervisó el contrabando de narcóticos a distribuidores mayoristas en Arizona, Atlanta, Chicago, Los Ángeles, Miami, Nueva York y otros lugares. Los miles de millones de dólares ilícitos generados por la venta de drogas en los Estados Unidos fueron luego transportados clandestinamente de regreso a México. Guzmán Loera también usó “ sicarios ” que llevaron a cabo cientos de actos de violencia en México para hacer cumplir el control de los territorios de Sinaloa y eliminar a quienes representaban una amenaza para el Cártel de Sinaloa.

El tráfico de drogas

En el curso de la conspiración de narcotráfico de décadas, el Cartel de Sinaloa transportó decenas de miles de kilogramos de narcóticos desde América Central y del Sur para su distribución en los Estados Unidos. Guzmán Loera utilizó varios métodos para transportar los narcóticos del cartel a los Estados Unidos, incluidos submarinos, aviones de fibra de carbono, trenes con compartimentos secretos y túneles subterráneos transnacionales. Múltiples testigos testificaron sobre incautaciones por parte de agentes del orden de cantidades masivas de cocaína, heroína y marihuana vinculadas al Cártel de Sinaloa. Una de las mayores incautaciones de drogas con destino a los Estados Unidos involucró más de siete toneladas de cocaína ocultas en latas de jalapeño. 

El jurado también escuchó grabaciones de las propias palabras condenatorias de Guzmán Loera sobre su narcotráfico, corrupción y violencia. Las llamadas incluyeron a Guzmán Loera discutiendo el envío de «hielo», es decir, metanfetamina, a Los Ángeles, California; Minneapolis, Minnesota; Ohio y Tucson, Arizona. 

Red de comunicaciones

Guzmán Loera también utilizó una sofisticada red de comunicaciones encriptadas para operar las acciones globales de narcotráfico. Como testificó en el juicio un ingeniero informático dijo que, Guzmán Loera le pagó un millón de dólares para comprar e instalar una red que permitiera al acusado comunicarse a través de Internet con sus socios narcotraficantes en Colombia, Ecuador, Canadá y Estados Unidos sin temor a ser interceptado por la policía o sus rivales. El testigo ideó un sistema secreto y seguro, que consiste en teléfonos celulares encriptados, como además aplicaciones encriptadas.

Violencia de carteles

El éxito del Cártel de Sinaloa se basó en el uso de la violencia para mantener su poder en toda la región y más allá. Numerosos co-conspiradores testificaron que Guzmán Loera ordenó a sus sicarios que secuestraran, interrogaran, torturaran y dispararan a miembros de organizaciones narcotraficantes rivales, en ocasiones llevando a cabo él mismo actos de violencia. Un ex sicario testificó que Guzmán Loera golpeó a dos hombres con la rama de un árbol hasta que sus cuerpos “fueron completamente [quedando] como muñecos de trapo”, antes de dispararles y ordenar que arrojaran sus cuerpos a una fogata. El ex sicario también declaró que Guzmán Loera interrogó a un miembro de un cártel de la droga rival, le disparó y ordenó que lo enterraran vivo. En una llamada interceptada, el jurado escuchó a Guzmán Loera ordenar a uno de sus sicarios proceder a secuestrar a los miembros del cártel rival, pero dispuso que no mataran sin consultarlo primero con él.

Armas

El Cártel de Sinaloa tenía acceso ilimitado a las armas. Un testigo policial le mostró al jurado más de 40 AK-47 que fueron incautados en El Paso, Texas, antes de que pudieran ser entregados a Guzmán Loera en México. Además, los testigos identificaron fotografías de varias armas, incluidas granadas y un lanzagranadas propulsadas por cohetes, que era utilizado por el Cártel de Sinaloa. El arsenal personal de Guzmán Loera incluía un AK-47 chapado en oro y tres pistolas calibre 38 con incrustaciones de diamantes, una estampada con sus iniciales, «JGL». 

Corrupción

La evidencia presentada en el juicio demostró que para promover los intereses del Cártel de Sinaloa, Guzmán Loera y su organización se aprovecharon de una vasta red de funcionarios gubernamentales corruptos. Estos funcionarios iban desde agentes de la ley locales, guardias de prisiones, funcionarios estatales, miembros de alto rango de las fuerzas armadas, así como políticos. Estos funcionarios corruptos ayudaron a Guzmán Loera y su organización a cambio de pagos de sobornos por valor de millones de dólares. Por ejemplo, según el testimonio de varios ciudadanos, en muchos casos, Guzmán Loera y sus trabajadores fueron advertidos de operaciones policiales pendientes que permitieron a Guzmán Loera evitar la captura en múltiples ocasiones. 

Lavado de dinero

El lucrativo negocio de tráfico de drogas de Guzmán Loera generó miles de millones de dólares en ganancias ilícitas. Guzmán Loera usó varios métodos para lavar dinero, incluido el contrabando de efectivo a granel de los Estados Unidos a México. Una de las incautaciones más grandes fue de $1.26 millones incautados de compartimentos ocultos en un camión conducido por el hermano de Guzmán Loera, en Douglas, Arizona en 1989. Además del contrabando de efectivo a granel, Guzmán Loera supervisó numerosas compañías ficticias, incluida una compañía de jugos, una pescadería y una compañía de harina, que tená la finalidad de lavar las ganancias del narcotráfico del cártel.

El 2019 el Fiscal General Interino Whitaker señaló: “me complace que el Departamento haya llevado a Joaquín Guzmán Loera (El Chapo) ante la justicia al asegurar una condena contra este capo de la droga, quien fue uno de los principales líderes del Cártel de Sinaloa”. “Como quedó claro para el jurado, la empresa criminal masiva y multimillonaria de Guzmán Loera fue responsable de inundar las calles de los Estados Unidos con cientos de toneladas de cocaína, así como enormes cantidades de otras drogas peligrosas como la heroína y la metanfetamina. La evidencia del juicio también mostró, de manera abrumadora, que los esfuerzos incesantes de Guzmán por expandir el control de su cártel y consolidar su poder dejaron una estela de corrupción y violencia en las comunidades tanto de México como en los Estados Unidos. Este caso demostró el extraordinario alcance del [estado] de los Estados Unidos, nuestra tenacidad y compromiso para perseguir a capos como Guzmán, quien, si no se controla su poder, [se] desarrollarán, como Guzmán, lo que durante 25 años fue una capacidad casi imparable para mover cantidades masivas de drogas a nuestro país. Guzmán tenía el capital para absorber enormes pérdidas y dirigir su empresa con impunidad; el enorme poder de corromper; y la capacidad de emplear la violencia a gran escala. Este caso, y más importante aún, esta condena sirve como un mensaje irrefutable para los capos que quedan en México y aquellos que aspiran a ser el próximo Chapo Guzmán, que eventualmente serán apresados ​​y procesados”, aseguró el Fiscal General Interino. 

“El veredicto de culpabilidad contra Joaquín Guzmán Loera, uno de los capos de la droga más violentos y temidos de nuestro tiempo, es un testimonio del arduo trabajo y el coraje del personal policial de primera línea de Estados Unidos, incluidas las Investigaciones de Seguridad Nacional de ICE”, dijo el secretario del DHS, Nielsen. “Reunieron pruebas sustanciales en múltiples investigaciones, lo que hizo posible su extradición a los Estados Unidos y un enjuiciamiento exitoso. El veredicto de hoy [2019] envía un mensaje inequívoco a los delincuentes transnacionales: no pueden esconderse, no están fuera de nuestro alcance y los encontraremos y los llevaremos ante la justicia. Al igual que Guzmán, sufrirá las consecuencias de su conducta delictiva. Aplaudo a los valientes hombres y mujeres del DHS que ayudaron a hacer posible esta convicción y agradezco a nuestros socios interinstitucionales por su trabajo excepcional”, agregó.

“El reinado sangriento de Guzmán Loera sobre el Cártel de Sinaloa ha llegado a su fin, y el mito de que no podía ser llevado ante la justicia ha desaparecido”, dijo el fiscal federal Donoghue. “Hoy, Guzmán Loera ha sido responsabilizado por las toneladas de narcóticos ilegales que traficó durante más de dos décadas, los asesinatos que ordenó y cometió, y los miles de millones de dólares que cosechó mientras causaba un dolor y sufrimiento incalculable a los devastados por sus drogas. El veredicto de hoy es la culminación del trabajo incansable de innumerables y valientes miembros de las fuerzas del orden, aquí y en el extranjero, y los felicitamos. El Departamento de Justicia está comprometido con la erradicación de las organizaciones criminales que alimentan la epidemia de drogas en los Estados Unidos y nuestra misión continuará hasta que se complete”, afirmó Donoghue.

“La condena del exlíder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, le quita el poder a un hombre que empleó horribles actos de violencia para infectar comunidades, en todo Estados Unidos y en el extranjero, con el veneno de las drogas ilícitas”, dijo el Fiscal Federal Fajardo Orshan. “El veredicto de hoy es un recordatorio para todos, que nuestras fronteras internacionales no protegen a los narcotraficantes y las empresas criminales de los cárteles del enjuiciamiento federal. Las Oficinas del Fiscal Federal de todo el país están unidas con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley nacionales y extranjeros, mientras continuamos nuestra lucha contra las organizaciones criminales transnacionales”, indicó el Fiscal Federal.

“El reinado del crimen y la violencia de Joaquín Guzmán Loera ha llegado a su fin”, dijo quien era director del FBI, el señor Wray. “Como líder del Cártel de Sinaloa, Guzmán Loera llevó a cabo y dirigió actos de violencia descarada mientras supervisaba la importación y distribución de grandes cantidades de drogas ilegales en los Estados Unidos. Pero hoy, a través de la firme determinación y los esfuerzos colectivos del FBI y nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley tanto a nivel nacional como en el extranjero, y debido a nuestra continua asociación con el [estado] de México, se ha hecho justicia”.

 “La condena de hoy de Joaquín “El Chapo” Guzmán demuestra la dedicación y determinación de los hombres y mujeres de la DEA para llevar ante la justicia al narcotraficante más peligroso y prolífico del mundo”, dijo el administrador interino de la DEA, (2019), señor Dhillon. “Aquellos que traen drogas y violencia a los Estados Unidos que destruyen vidas y comunidades no serán tolerados ni evadirán nuestro alcance. El éxito de este caso es testimonio de la solidez de nuestra relación con nuestros homólogos mexicanos. La DEA continuará buscando justicia en todo el mundo y protegiendo a los estadounidenses”.

“HSI se compromete a utilizar nuestra autoridad fronteriza única para atacar y desmantelar las organizaciones criminales transnacionales responsables del tráfico de narcóticos y traer violencia a los Estados Unidos”, señaló el Director Ejecutivo Asociado de HSI (2019), señor Benner. “A través de la colaboración con socios policiales locales, federales e internacionales, los agentes especiales de HSI pudieron poner fin a las actividades delictivas de Joaquín Guzmán Loera y ayudar a garantizar que fuera llevado ante la justicia”.

“La condena de Joaquín “El Chapo” Guzmán demuestra lo que es posible cuando las fuerzas del orden trabajan colectivamente y coordinan sus esfuerzos”, dijo el alguacil federal interino (2019) señor Mullee. “El Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos aseguró la integridad del proceso judicial en este caso. Desde proporcionar detención y transporte seguros y protegidos del capo de la droga más notorio del mundo hasta garantizar el anonimato del jurado, proteger al juez, los abogados, los testigos y el público, el Servicio de Alguaciles orgullosamente desempeñó su importante papel en el proceso. Me gustaría expresar mi gratitud a todos nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley que trabajaron incansablemente en apoyo de nuestra misión. Son los talentosos hombres y mujeres del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York, Servicio de Protección Federal, 24th Equipo de Apoyo Civil de la Guardia Nacional de Nueva York y la Oficina Federal de Prisiones. Los alguaciles de Estados Unidos toman muy en serio nuestra responsabilidad de proteger el proceso judicial federal. Debemos anticiparnos y disuadir las amenazas, mientras desarrollamos y empleamos continuamente tácticas de protección innovadoras. Llevamos a cabo estas responsabilidades con precisión todos los días en todo el país. El enjuiciamiento exitoso de Joaquín “El Chapo” Guzmán es un brillante ejemplo de nuestra misión”. dijo por último el alguacil federal interino.

En el momento de ser sentenciado por el juez Cogan, Guzmán Loera enfrentó una cadena perpetua obligatoria sin posibilidad de libertad condicional, por liderar una empresa criminal continua y una sentencia de hasta cadena perpetua por los siete cargos de drogas restantes. Después del veredicto, el estado buscó un juicio de decomiso de miles de millones de dólares, que constituyeron con las ganancias del tráfico ilegal de drogas del cártel.

Estaban a cargo de la acusación, en el caso del estado, los abogados litigantes del Departamento de Justicia Amanda Liskamm, Anthony Nardozzi, Michael Lang, junto a Brett Reynolds de la Sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas de la División Criminal. Los fiscales federales adjuntos Gina Parlovecchio, Andrea Goldbarg, Michael Robotti, Patricia Notopoulos e Hiral Mehta del Distrito Este de Nueva York, los Fiscales Federales Adjuntos Adam Fels y Lynn Kirkpatrick del Distrito Sur de Florida participaron en el acto judicial.

El caso fue investigado por la DEA, HSI y el FBI, en cooperación con las autoridades policiales mexicanas, ecuatorianas, holandesas, dominicanas y colombianas. Las Oficinas de los Fiscales Federales en el Distrito Norte de Illinois, el Distrito Oeste de Texas, el Distrito Sur de Nueva York, el Distrito Sur de California y el Distrito de New Hampshire brindaron asistencia sustancial. La Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia también desempeñó en esos años un papel integral en asegurar la extradición de Guzmán Loera a los Estados Unidos, en cooperación con las autoridades del gobierno mexicano, sin las cuales su extradición y enjuiciamiento no habrían sido posibles. 

Los esfuerzos de investigación en este caso fueron coordinados con la División de Operaciones Especiales del Departamento de Justicia, compuesta por agentes, analistas, abogados de la Sección de Estupefacientes y Drogas Peligrosas de la División Criminal; DEA Nueva York, DEA Miami, Oficina local del FBI en Washington, Oficina local del FBI en Nueva York, Oficina local del FBI en Miami; HSI Nueva York, HSI Nogales; Negociado de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF); Servicio de Alguaciles; Investigación Criminal del IRS; Oficina de Prisiones, Policía de Nueva York y Policía del Estado de Nueva York.

Este caso es el resultado de los esfuerzos continuos del Grupo de Trabajo para el Control de Drogas contra el Crimen Organizado (OCDETF, por sus siglas en inglés), una asociación que reúne la experiencia combinada y las habilidades únicas de las agencias policiales federales, estatales y locales. La misión principal del programa OCDETF es identificar, desbaratar, desmantelar, como así también enjuiciar a miembros de alto nivel de organizaciones, empresas de tráfico de drogas, tráfico de armas y lavado de dinero.

Es procedente repetir, por último que, el Cártel de Sinaloa está plenamente activo por estos día (enero de 2023), la gran labor investigativa para lograr interrumpir las actividades continuarán hasta lograr el desmantelamiento de este y otro grupos narcoterroristas internacional.

Archivos vinculados

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: